Privatización endeudamiento limita cualquier renegociación

La deuda pública del país es manejada por el Ministerio de Hacienda

La privatización de la deuda externa del país implicará que el Gobierno tenga menos márgenes para maniobrar ante cualquier proceso de renegociación que se produzca en el futuro, consideró ayer el economista Pavel Isa Contreras.
Entrevistado por teléfono, el catedrático del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec) dijo que cuando la deuda es Gobierno a Gobierno se pueden abrir las puertas a una renegociación con mucho mayor facilidad.
Indicó que una deuda proveniente de los sectores públicos es menos rigurosa y más concesional que si es privada.
Precisó que si se presenta una situación difícil que amerita hacer una renegociación, el Gobierno podría estar más anuente a lograr términos más favorables para el acreedor.
Expresó que el acreedor público no busca ganancias financieras del crédito que otorga al país, sino que forma parte de una estrategia de relaciones internacionales.
En cambio, dijo que un tenedor de bonos y un banco privado buscan dinero para prestar y ganar intermediando.
Precisó que los acreedores privados son motivados por la rentabilidad económica y financiera, por lo cual cualquier intento de renogociar la deuda será más difícil.
“Definitivamente que siendo pública la deuda sería menos complicado. Yo creo que hace muchos años que la deuda pública es privada”, expresó Isa Contreras.
Club de París. En tanto, el vicepresidente ejecutivo del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CRESS), Ernesto Selman, consideró que en el sistema financiero internacional cualquier renegociación de deuda implica acudir al Club de París.
Precisó que para renegociar con el Club de París se necesita previamente ir al Fondo Monetario Internacional (FMI) y, sobre todo, cumplir una serie de requerimientos.
Explicó que en el mundo financiero actual se debe cumplir con una serie de pasos, no importa si los tenedores de deuda son privados, organismos multilaterales o gobiernos. Explicó que lo primero que se requiere es tener un acuerdo con el FMI y que el país tenga una disciplina fiscal.
Precisó que los requerimientos serán los mismos para un acreedor privado o público, como que tenga disciplina fiscal y las finanzas en orden.
Señaló que desde que se habla de una renegociación de deuda es porque hay un problema en el pago del servicio de la deuda o una dificultad financiera que impide honrar los compromisos con los acreedores.
Sostuvo que independientemente de que sean tenedores de deuda privados, gobiernos u organismos multilaterales, las exigencias para una renegociación de la deuda serán las mismas. Se recuerda que el 67% de la deuda externa del país está privatizada.


COMENTARIOS