PRM cuestiona gestión de 6 años del presidente Danilo Medina

6-7A_El País_26_Almu1,p01

El Partido Revolucionario Moderno (PRM) emitió este domingo una exhaustiva evaluación de los 6 años de Gobierno del presidente Danilo Medina, período en el que afirma la gestión del Partido de la Liberación Dominicana (PLD)  recibió ingresos netos por unos 3.9 millones de millones de pesos, equivalentes a 78 mil millones de dólares, sin que se produjera un impacto significativo en la calidad de vida de la mayoría del pueblo dominicano.

En un documento en el que su Secretaria Técnica y de Políticas Públicas analiza renglón por renglón el escaso o ningún impacto en la calidad de vida de la gente, el PRM cuestiona también el deterioro institucional que registra el país y de manera puntual advierte que los desbordados niveles de criminalidad se deben en gran medida al régimen de corrupción e impunidad prevaleciente en el país.

A continuación, el texto completo del documento:

Evaluación de los 6 años de Gobierno de Danilo Medina.
Secretaria Técnica y de Políticas Públicas
Partido Revolucionario Moderno.

Al arribar al sexto año de gestión, el Gobierno de Danilo Medina ha desplegado una costosa campaña de publicidad en todos los medios de comunicación que muy probablemente sobrepase el centenar de millones de pesos, describiendo un país que no se corresponde con la realidad en que vive la gran mayoría de dominicanos y dominicanas.

De septiembre de 2012 a julio de 2018, el gobierno de Danilo Medina recibió ingresos netos por unos 3.9 millones de millones de pesos, equivalentesa 78 mil millones de dólares, casi igual a nuestro PIB del 2018 y a 2.3 veces el aumento acumulado del PIB en ese período.

Esa oportunidad única le fue dada a Danilo Medina y la pregunta que se impone es ¿qué ha pasado con la calidad de vida de las personas, después de haber manejado tal cantidad de recursos? En lo que sigue presentamos algunos resultados vinculado a la calidad de vida de las personas.

1. La seguridad ciudadana sigue deteriorándose
Todas las encuestas indican y así lo percibe la ciudadanía que en los últimos años ha habido un grave deterioro de la seguridad ciudadana. Ello ha sido el resultado no sólo de malas políticas de prevención del delito, del deterioro institucional y moral de la policía, así como la falta de atención a una gran parte de la población sin recursos que se queda sin oportunidades.

El Estado dominicano no ha podido controlar la delincuencia, dado el régimen de corrupción e impunidad. ¿Si el Estado ha creado un reino de impunidad cómo puede prevenir y controlar la delincuencia común? Imposible.

2. La corrupción creciente
En 2017, República Dominicana fue catalogada por Transparencia Internacional como el segundo país después de México, donde se paga más sobornos para acceder a servicios públicos en América Latina. En el mismo año, fue el tercer país del mundo (147 países), después del Chad y Venezuela en donde más se producen desvío de fondos públicos, es decir, robos de fondos públicos. El índice de control de la corrupción del Banco Mundial muestra que la República Dominicana es el cuarto de 24 países de América Latina con menos control sobre la corrupción. Peor aún, esa posición desde el 2013 se ha deteriorado. Este estado institucional de corrupción e impunidad explica la razón por la cual la oficina de Odebrecht que operaba el manejo de los sobornos a nivel mundial se estableció en nuestro país, además de contar con el amparo del asesor presidencial Joao Santana, hoy convicto y preso en Brasil por corrupción.

Danilo Medina

3. El ingreso no alcanza y no hay empleos
En 2017, República Dominicana es el segundo país (después de Venezuela) de América Latina en donde más familias (60%) dicen que el ingreso no les alcanza y tienen grandes dificultades. El 2018, el 72% de los que pagan seguridad social ganan menos de RD$20,000, lo cual es inferior al umbral de pobreza de una familia de 4 miembros. Entre julio de 2012 y 2018, el costo de la canasta familiar promedio ha aumentado, según cifras oficiales, en RD$5,000. La economía crece en sectores que no son generadores de empleos y en los sectores en los que crece el empleo son intensivos en informalidad. Cabe preguntarse ¿Para qué ha servido el crecimiento económico?

4. La salud en crisis
a) La mortalidad infantil no mejora. En 2012, República Dominicana tenía una tasa de mortalidad infantil 27.6 por cada 1,000 nacidos vivos, ocupando la posición 3 de 24 países de América Latina y 5 años después eran 25.5, pero seguía ocupando el tercer lugar (WDI 2018).

Hasta la semana 30 del año 2018 habían fallecidos 1,965 niños menores de un año, que comparado con el año anterior para el mismo periodo, significa un aumento de 431 niños fallecidos más. (Boletín Epidemiológico de la DIGEPI del MSP). ¿Frente a esta triste realidad, el PRM pregunta en que se han usado los miles de millones de dólares manejados por el gobierno de Danilo Medina?

b) Del total de fallecidos, 1,431(72.8%) fue antes de los 28 días (mortalidad neonatal) lo que significa que la mortalidad infantil en vez de disminuir está aumentando, posiblemente para fin de año supere los 30 por mil nacidos vivos. ¿Qué hicieron con el dinero?

c) La mortalidad de menores de 5 años se mantiene elevada. Este es un indicador de resultados del impacto de casi todas las políticas públicas sobre la calidad de vida de las personas (salud, saneamiento, acceso a la alimentación, al agua potable, etc.) y apenas se redujo. La República Dominicana sigue ocupando la tercera posición con la más alta tasa de mortalidad de América Latina. Sólo Haití y Bolivia están en peor situación que nuestro país.

d) La mortalidad materna es más de 100 por cien mil nacidos vivos. En las primeras 30 semanas del 2018 se registraron 110 muertes materna, una menos que al año pasado para el mismo periodo, a pesar de que el 98% de los partos ocurre en los hospitales.

e) Si a esta situación se le agrega el deterioro de los hospitales, (a pesar de las inauguraciones) la falta de medicamentos e insumos críticos, de capacitación de personal, la falta de calidad de la atención habría que preguntarse si al gobierno y al PLD le importa el bienestar de la gente.

5. Educación no ha mejorado la calidad
A pesar de la desmedida campaña de publicidad y propaganda en materia educativa, los resultados no parecen tan halagüeños.

a) Datos elaborados por el propio MINER en 2017, para evaluar el tercer curso de primaria, muestran pésimos resultados calidad ya que solamente el 12% de los alumnos en la materia de español y el 27% en matemática habían logrado las competencias satisfactorias previstas en el diseño curricular para el tercer grado de primaria. Esta población que está cursando el tercer curso entraron a la escuela después de haberse iniciado la aplicación del 4%. Peor aún, a pesar de gastar el 4% del PIB en educación pública, los resultados en la educación privada eran mejores que en la pública.

b) Las mediciones internacionales siguen asignándole las peores posiciones al sistema educativo dominicano. El Índice Global de Competitividad muestra que la calidad en matemática y ciencias, aún después del 4%, no ha mejorado. Se ha mantenido en promedio entre los últimos 3 a 4 lugares de alrededor de 141 países, de 2013 a 2017. Igual ocurre con la calidad del sistema educativo dominicano, no da signos de mejoría.

c) La última evaluación realizada a los maestros sobre su desempeño aún no ha sido publicada; pero los datos preliminares de que se disponen dan cuenta que en sentido colectivo el nivel de competencia está por debajo del 46%. El gobierno en estos 6 años ha desperdiciado el tiempo para atacar el principal problema de la educación dominicana: la calidad.

d) El 4% del PIB para la educación ha servido para crear un formidable negocio inmobiliario, construyendo planteles escolares en lugares inapropiados, con materiales de baja calidad y han servido para alimentar una cadena de intermediarios que cobran peajes a los constructores. De hecho apenas RD$4,500 millones un, 3% del presupuesto de educación está destinado al tema pedagógico.

e) Las políticas más promovidas por el Gobierno son: la construcción de aulas y la jornada extendida. Sin embargo, en ambas se advierten serias falencias. Las escuelas construidas se cuestionan por la baja calidad de los materiales y la sobrevaluación de los costos; y en cuanto a la jornada extendida, se cuestiona la falta de un plan de clase que agregue contenido al proceso enseñanza aprendizaje.

6. Alimentación es insuficiente
Después de haber crecido a más de un 6%, según cifras oficiales, la República Dominicana es el sexto país de 28 de América Latina y Caribe que en promedio consume menos energía alimentaria diaria en kilocalorías por persona (2014-2016).

Según Latinobarómetro (2017), República Dominicana es el segundo país de 18 de América Latina donde la población expresó que “algunas veces o seguido”, no ha tenido suficiente comida para alimentarse. En efecto, el 42% de las personas no ha tenido suficiente comida para alimentarse, después de Venezuela (58%).

7. La deuda pública en trayectoria de colisión
La deuda pública tiene dos motores. La deuda del Banco Central y la deuda del Gobierno Central.

a) La deuda del Gobierno Central ha sido provocada por el déficit público de los últimos 11 años, asociado a un desorden en el gasto público que le resta legitimidad al gobierno para cobrar más impuestos.

b) La deuda del Banco Central es el resultado de la política monetaria. A agosto de 2018 el saldo de esa deuda era de RS$559 mil millones, equivalente a US$11.3 mil millones de dolares. El 56% de ese saldo fue tomado durante el gobierno de Danilo Medina, aumentando en promedio en más de RD$50 mil millones anuales. Solamente en los primeros 8 meses de 2018, el saldo de esta deuda aumentó en RD$78 mil millones y el total de la deuda genera intereses del orden de RD$67 mil millones.

La estabilidad cambiaria y de precios de hoy del PLD no es gratis, el monto que paga el Gobierno Central por los déficits del Banco Central no puede crecer indefinidamente, pues se está limitando las disponibilidades para mejorar las condiciones de vida de la gente.

c) La deuda pública consolidada estimada de manera conservadora alcanza US$39 mil millones, de los cuales el 35% ha sido generado en los 6 años de gobierno de Danilo Medina. En los últimos dos años y medio el ritmo de endeudamiento ha sido de casi US$9 millones diarios.

d) De continuar la trayectoria actual de la deuda vamos hacia una colisión, provocado por la insostenibilidad fiscal del de la deuda. En efecto, utilizando las proyecciones del FMI se observa que de seguir la situación actual:
• La deuda pública pasará de 51% a 57% del PIB entre 2018 y 2023.
• El déficit consolido aumenta de -4.3% del PIB en 2018 a -4.9% en 2023.
• El pago de intereses aumenta 3.4% del PIB en 2018 a 4.2%. Esto significa que, si actualmente hay que dedicar el 24% a los ingresos tributarios al pago de intereses, en 2023 habrá que dedicar más de 28%.
• Lo peor es que habrá que seguir endeudándose para pagar intereses en un monto superior a lo que se dedica al Ministerio de Educación.

De no parar el endeudamiento hoy, la economía que ha creado el PLD va hacia la insostenibilidad fiscal de la deuda.

8. La institucionalidad se deteriora
La calidad de la democracia dominicana se ha deteriorado. El presidencialismo y el clientelismo se han fortalecido. Las instituciones del Estado democrático no funcionan adecuadamente, no hay equilibrio ni independencia de poderes, la justicia de hoy es menos imparcial e independiente, el congreso ha perdido sus funciones fiscalizadoras y de representación. La impunidad y la corrupción están omnipresente en el Estado Dominicano.

9. Se agotó el modelo del PLD
El modelo del PLD ha generado una inseguridad ciudadana creciente, un régimen de corrupción e impunidad, un deterioro en los ingresos de la población, falta de empleos e insuficiencia de alimentación, una institucionalidad deteriorada, clientelismo, desequilibrio en los poderes del Estado; una salud en crisis; una la calidad educativa muy deteriorada, y una deuda publica en trayectoria de colisión por su insostenibilidad fiscal.


COMENTARIOS