Productores deben elegir tradición o modernidad

815 millones pasan hambre.

Los agricultores son los que deben elegir entre usar prácticas más tradicionales o modernas para que no haya conflictos en la lucha contra el hambre, explicó ayer Shenggen Fan, director de un reconocido centro de investigación.
El responsable del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI), con sede en Washington, explicó durante una visita a Roma que “la mayoría de los pobres hambrientos son pequeños agricultores, no producen lo suficiente para sus familias” y deberían recibir ayuda para lograrlo.
Para los que no se dedican a la agricultura, Fan animó a aumentar sus ingresos con transferencias condicionadas de dinero de modo que puedan progresar y comprar alimentos.
En todo el mundo hay 815 millones de personas que pasan hambre, una cifra en aumento sobre todo por el impacto de la violencia y los desastres naturales. “Dejemos a los agricultores que elijan” cómo realizar su actividad, apuntó el experto, para quien “no hay conflicto entre promover algunas tecnologías tradicionales y otras modernas”.