PRSC: unificación consumada, gracias al TSE

Guillermo-Caram7

Debemos agradecer al TSE su reciente sentencia anulando la última Asamblea del PRSC. Ha estimulado decisiones que recuperan madurez y sensatez en el ejercicio político reformista, las cuales son de vital importancia para la nación: Indujo la unificación del PRSC que aumenta su capacidad de ejercer el rol opositor que debe cumplir.
A menos de una semana de la sentencia, fue convocado el Directorio Presidencia del PRSC. Una segunda convocatoria para suplir la falta de quórum de la primera, tomó la decisión de convocar otra Asamblea para subsanar las decisiones de la anulada. La presencia en este Directorio de las dos partes reformistas en pugna constituyó signo de madurez y sensatez contrapuesta a la exaltación que hasta ahora venía predominando expresada en estériles confrontaciones jurídicas.
Estos signos son altamente positivos para el partido y la nación, puesto que augura la posibilidad de llenar el vacío de una falta de oposición seria y responsable que haga cambiar el rumbo de un gobierno que va por mal camino, como testimonian encuestas recientemente levantadas.
Y que la mayoría de los ciudadanos sentimos en carne propia a través de hechos incompatibles con el carácter de sociedad civilizada, y en progreso, que con jactancia pregona su funcionariado.
Tal es el caso de negligencias e indiferencias en ejercicio de funciones relacionadas con la salud colectiva ante manejos como del vertedero de Duquesa, de delincuentes dominando las calles robando millones en bancos y vehículos, de ciudadanos linchándolos por desconfiar en las autoridades judiciales y policiales, de la creciente informalidad laboral y empresarial que pretende combatirse con autoritarios abusos tributarios, de emplazamientos de obras públicas contribuyentes al indetenible malgasto de recursos y déficits generador de endeudamientos.
La continuación de madurez y sensatez en el PRSC hace pensar que sus próximos pasos conduzcan a ejercer el tipo de oposición que necesita la nación: denunciando las erróneas políticas y procederes socio-económicos e institucionales, formulando propuestas para forzar al gobierno a rectificar, recuperar posicionamiento electoral y convertirse en fuerza determinante en próximos procesos.
Pudiera decirse que de un plumazo, en menos de una semana, el TSE indujo la unificación de la familia reformista sin necesidad de complicadas negociaciones ni intermediaciones; haciendo innecesario acudir a personas tenidas como concertadores habituales y relegando a un segundo plano la continuación de confrontaciones en otros escenarios.
El TSE cumplió así su cometido dentro de nuestro sistema institucional. Al cumplirlo al pie de la letra estatutaria del PRSC, sentó un precedente esperanzador: Asumió el compromiso, ante eventuales confrontaciones político-partidistas dentro las elecciones que se avecinan, de cumplir a la letra nuestras disposiciones constitucionales y legales.


COMENTARIOS