Puerto Rico: Pacientes renales sufren por falta de diálisis

Puerto Rico. Conforme las semanas se convirtieron en meses, en el pequeño avión se veían cada vez más asientos vacíos.   Al principio, 15 pasajeros volaban desde Vieques a la isla principal de Puerto Rico, todos afectados por el huracán María.

La tormenta arruinó el único centro de diálisis de la pequeña isla en la que viven y sin la atención adecuada, estos pacientes renales podrían fallecer.

Pero los tres viajes a la semana pasaron factura a estos frágiles pacientes. Cinco de ellos fallecieron en el último año por diversas causas, desde insuficiencia cardiaca a cáncer, y los activistas insisten en que los mismos vuelos que los mantienen con vida han acelerado su muerte.

La tasa de mortalidad es “un número alto”, dijo Ángela Díaz, directora ejecutiva del Consejo Renal de Puerto Rico, una organización sin fines de lucro. “No podemos descartar obviamente que estas condiciones no son las apropiadas. Me parece que es vital que tomen acción lo más antes posible…

Por más que quieran evitar el tema, un año después de María que todavía estemos en éstas, hay que hablarlo”.   Por terrible que pueda ser la situación, aún podría empeorar.

Una unidad móvil adquirida por las autoridades federales estadounidenses para realizar las diálisis en Vieques está varada en California, a más de 4.800 kilómetros (3.000 millas) de distancia; el Consejo Renal, que paga los vuelos de los pacientes, dijo que se quedará sin dinero a fines de mes.

“Si nos quitan la vía aérea, vamos a acabar de morir”, dijo Elías Salgado, paciente renal de 56 años que padece diabetes y elevada presión arterial.