Punta Catalina: atraso tremebundo Danilo: fracaso rotundo

10_08_2018 HOY_VIERNES_100818_ Opinión8 A

Hace 3 días, 7 de agosto, se cumplió el primer año de atraso en la terminación de la primera unidad de 337.79 MW de Punta Catalina. Para que no olvidemos esa afrenta, el Movimiento Conciencia Nacional realizó una Rueda de Prensa para lanzar la versión impresa de la carta que este articulista dirigiera al Presidente Medina, en ocasión de que en junio 30 se cumplió el primer año en que la Comisión de Catalina, creada en enero 2017, entregara a Danilo su Informe.
La Real Academia Española (RAE) señala que “tremebundo” viene del latín “tremebundus”, “que tiembla” y que significa: “espantable, horrendo, que hace temblar”. De ahí el título, “Atraso tremebundo”. Además, la RAE reporta que “rotundo” significa: “completo, preciso y terminante”.
¿Por qué es tremebundo el atraso de Punta Catalina y rotundo el fracaso de Danilo? Por cada día de atraso de las dos unidades de Catalina, contractualmente Odebrecht está obligada a pagar a CDEEE una penalización del 0.5% del monto original sobrevaluado de 1,945 millones de dólares, o sea 972,500 dólares, prácticamente un millón de dólares diarios. El máximo de penalización por atrasos es 10% del monto del contrato original, o sea 194.5 millones de dólares, que debieron ser cobrados cuando hubiese aproximadamente 200 días de atraso, unos siete meses de incumplimiento, o sea, computables en marzo 2018. Cobrando a Odebrecht 194.5 millones se construiría, sin financiamiento, una de las grandes presas hidroeléctricas que se necesitan.
¿Por qué es rotundo el fracaso de Danilo? Porque descartó avanzadas licitaciones para generación privada y, conjuntamente con Lula engendró, improvisadamente, o como agenda oculta, un proyecto estatal superior a tres mil millones de dólares, históricamente el de mayor monto, habiendo cosechado, desde su inicio, un fracaso “completo, preciso y terminante”. La RAE señala como sinónimos de “terminante”: “categórico, concluyente, que hace imposible cualquier insistencia o discusión sobre la cosa de que se trata”. Danilo reconoce que su proyecto es irremediable y no le hace caso ni a su propia Comisión que le recomendó cobrar a Odebrecht los 194.5 millones por atraso. Danilo no ha tenido arrojo para vestirse con la toga de la virilidad, para cobrarle a Odebrecht, con la valentía con que denunció como “inaceptable” el contrato con Barrick, firmado por Leonel.
Agravando su rotundo fracaso, Danilo desechó otras recomendaciones pertinentes de su Comisión: 1.- “La Ley de Compras y Contrataciones necesita modificaciones urgentes”. Sin esas modificaciones continuarán escándalos como OISOE y OMSA.- 2.- “Este es un proyecto llave en mano y, por tanto, no se debe aceptar ajustes de precio hacia arriba de lo establecido a precios constantes acordados en el presupuesto contratado”. Odebrecht exige 708 millones de sobrecostos. Hay indicios que Danilo procuraría pagar 500 millones de sobrecostos, 25% del precio contratado. 3.- “… un diputado y un senador recibirían sobornos para la aprobación congresional del financiamiento de Punta Catalina”. Empero, Catalina no está incluida en la acusación de la PGR ni en el juicio ya iniciado. 4.- “El Gobierno… debe estimar el costo de las pérdidas para solicitarle al consorcio la debida compensación”. Danilo en febrero 27, 2017 dijo al Congreso que Catalina supondría un ahorro de 441 Millones de dólares anuales. Danilo debería demandar a Odebrecht por daños y perjuicios, con esos 441 como referencia. 5.-La Comisión recomendó la compra de los terrenos de Catalina. Los propietarios expresaron públicamente su apertura para negociar la compra-venta. No ha habido ninguna reacción de Danilo. 6.-Debería contratarse otra empresa distinta a Stanley que certifique que lo construido coincide con las especificaciones. Ninguna acción sobre esto. 7.-Deben recuperarse “a la brevedad posible los 6.5 millones pagados a BNDES” como “..Comisión de compromiso…”, “..por financiamiento..” “.. no desembolsado”. “Nada conocido sobre este justo reclamo. 8.-Recomienda la Comisión que Danilo mantenga a Catalina como propiedad estatal. Esto será cumplido: Nadie compraría algo sobrevaluado, vinculado a condenas por leyes Magnitsky y FCPA.
Concluyendo: Catalina esta sobrevaluada. Tecnimont, contratista de Catalina contrató en Brasil Porto do Pecem, de 720 MW, similar a Catalina, por 910 millones, no 1,945 como Catalina. En su Informe, FTI reportó, infladamente, 2,210 millones como costo de Porto do Pecem, no 910 millones como publicó, oficialmente, su contratista, Tecnimont .

Muchas más evidencias del fracaso de Danilo, aparecen en la carta cuya versión impresa puede agenciarse llamando al teléfono 809-549-6831.


COMENTARIOS