Punto: BM-FMI

JOSÉ MERCEDES

A los organismos multilaterales, es decir, Banco Mundial (BM) y Fondo Monetario Internacional (FMI), no les importa la robustez de las economías en un contexto de estabilidad macroeconómica, baja inflación y la lucha contra la pobreza, ya que sus políticas están dirigidas a la adopción de reformas tributarias dirigidas a aumentar los impuestos para que las naciones puedan obtener recursos financieros para pagar las deudas. Los incrementos de los gravámenes van en detrimento de la población, especialmente de los sectores de menos ingresos.

Obsérvese que República Dominicana ha mantenido un crecimiento promedio del 6.5 por ciento del Producto Interno Bruto en los últimos seis años, y con perspectivas de continuar la expansión con tasa de inflación baja, con disciplina fiscal, cumplimiento excelente en el pago del servicio de la deuda externa y una estrategia permanente en la lucha contra la pobreza, que ha permitido que 1.2 millones de personas hayan salido de ese flagelo. Los organismos multilaterales tratan imponer la misma exigencia, reforma fiscal para cumplir con los compromisos externos.
Es bien sabido que la presión tributaria, que estaría en un 14% del PIB, es baja para cumplir con la enorme deuda social acumulada, el Gobierno se ha visto obligado a acudir al financiamiento externo para el desarrollo, a fin de no afectar al país con nuevos impuestos.
Dentro de ese contexto se puede afirmar que hasta el momento la deuda externa es manejable, una de las bajas de la región y del mundo, y permite bajo el actual régimen de disciplina fiscal utilizar nuevos recursos financieros para continuar financiando el desarrollo. Otro aspecto esencial es el mantenimiento de la política de gasto hacia la inversión para continuar garantizando la expansión de la economía y la creación de nuevas fuentes de empleo y generación de riqueza.
Jamás se debe restringir la política de gasto porque caería la inversión.


COMENTARIOS