¿Qué es tener alergia al sol?

Si se observa algún tipo de reacción tras una exposición solar es muy

Tomado con moderación, el sol repercute de manera positiva en nuestra salud pues, entre otros beneficios, mejora nuestro estado de ánimo y favorece la síntesis de vitamina D, esencial para los huesos y los dientes. Sin embargo, la exposición solar también puede desencadenar diferentes reacciones adversas en la piel. Es lo que se conoce como alergia al sol.
Algunos tipos de reacción. “Algunos medicamentos, perfumes y cremas solares son los principales responsables de reacciones de fotosensibilidad ya que, por la acción de la luz solar, estos productos se pueden convertir en sustancias alérgicas”, asegura el doctor García Abujeta, miembro del Comité de Alergia Cutánea de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).
Entre los medicamentos, la principal causa de dermatitis por fotosensibilidad son los antiinflamatorios no esteroideos.
Cuando se aplican en forma de crema, pueden producir un eccema si esa zona de la piel se expone al astro rey.

“Estas lesiones pueden durar días, incluso semanas, y producir descamación. Las personas que administran ese medicamento a otros también pueden verse afectadas, por eso es muy importante el uso de guantes y el correcto lavado de las manos”, señala el alergólogo.

Asimismo, el especialista señala que las zonas del cuerpo que han estado en contacto con ciertas plantas también pueden experimentar una reacción con la exposición solar.

“En relación con esto, el uso de perfumes, especialmente aquellos con componentes cítricos, puede producir un eccema en los días posteriores en la zona donde se han aplicado y expuesto al sol”, puntualiza.

Para el doctor García Abujeta, la mejor prevención es “disminuir la exposición solar incontrolada y, en lo posible, evitar sustancias fotosensibilizantes como medicamentos tópicos, perfumes o cremas solares de baja calidad.
Además, antes de cualquier exposición al sol, si un paciente está tomando medicamentos, es necesario que consulte con su médico los posibles riesgos de la radiación solar en relación con su toma”, manifiesta.

Por otro lado, está la urticaria solar, un trastorno poco frecuente pasa a describir este alergólogo: “A los pocos minutos de la exposición solar se produce eritema, picor y lesiones habonosas (ronchas) en la zona, que persisten entre unos minutos y un par de horas y luego desaparecen sin dejar lesión alguna. Pero, cuando la exposición es muy intensa o la superficie afectada es muy grande, puede acompañarse de sintomatología general como dolor de cabeza, náuseas, dificultad respiratoria e hipotensión. Puede producirse, incluso, pérdida de conocimiento”.