Qué  se dice

http://hoy.com.do/image/article/731/460x390/0/7742930E-45C0-414D-86D6-94ACCE983EDB.jpeg

Transparencia.- Como unas van de cal y otras de arena  quiero aprovechar este espacio para  felicitar al Consejo Superior Policial, empezando por el jefe de la Policía Nacional, el mayor  general José Armando Polanco Gómez, por atreverse a exponer públicamente los trapos sucios de la institución, que ayer anunció la cancelación y retiro forzoso  de 24 de sus miembros, oficiales superiores incluidos, por faltas disciplinarias  graves en el desempeño de  sus funciones  y violaciones flagrantes a las leyes y la Constitución.

La nota en la que se divulgó a los medios de comunicación la decisión de  expulsar las manzanas podridas  de las filas policiales expone en detalles las razones de la expulsión de todos y cada uno, lo que  la convierte en un documento  ilustrativo de los niveles de descomposición interna de  la llamada institución del orden.

Entre los separados  figuran agentes que, aprovechándose de su investidura y su autoridad, se prestaron  para ofrecer protección  a las actividades del narcotráfico, otros por estafa,  por alquilar sus armas de reglamento a los delincuentes, pero también    por vender vehículos robados, disparar sin ninguna justificación contra ciudadanos detenidos  y extorsionar  a  haitianos ilegales, entre otras diabluras. Se ha criticado  el hecho de que no obstante  la gravedad de los delitos cometidos por  la mayoría de esos agentes solo a un pequeño grupo se les enviara a la justicia ordinaria, pues es muy probable que muchos de ellos, que ya le cogieron el gusto al dinero fácil que se obtiene al margen de la ley, continúen en sus andanzas delictivas. Pero hay que admitir que se trata de un gesto de transparencia poco usual en una institución que todavía conserva sus rasgos autoritarios, por lo menos en lo que se produce la cacareada reforma que no acaba de llegar.