QUÉ SE DICE

“Oposición”.- Algunos políticos del patio creen que hacer oposición se reduce a enviar puntuales o esporádicas notas de prensa a los periódicos criticando esta o aquella medida del Gobierno, siempre en defensa “de los mejores intereses del pueblo”, para lo cual solo necesitan un buen gabinete de prensa y un escribidor con talento y buenas relaciones con los jefes de redacción que lo dirija. Desde luego, eso explica el empobrecimiento creciente y sostenido de nuestra vida política, pero más que nada el hecho de que la democracia dominicana, que cuando no cojea de una pata cojea de la otra, haya sido secuestrada de manera impune por el PLD y su vocación hegemónica que va camino de convertirlo en una “fábrica de presidentes”.
¿Y es fácil?.- El sacerdote Alfredo de la Cruz, rector de la Universidad Nordestana (UCNE), opina que la Iglesia Católica debe alejarse del poder político y trabajar directamente con el pueblo llano y pobre, como propone el Papa Francisco. Claro está, esa es tan solo la expresión de un deseo que ojalá, por el bien de los pobres que tanto abundan en este pobre y jodido país, se hiciese realidad. Pero esa poderosa mancuerna, mutuamente beneficiosa, no es tan fácil de romper (haga la siguiente prueba: proponga la eliminación del Concordato y verá como le cae medio mundo encima y hasta sugieren su excomunión) ni debilitar, pues la experiencia nos ha enseñado que el que se pega de la pródiga teta que es el Estado dominicano, incluída la Santa Madre Iglesia, no se quiere despegar ni con candela.
Silencio.- El Colegio Médico Dominicano concluyó hoy su huelga de 72 horas en los hospitales públicos, a la que se sumaron enfermeras y bioanalistas, sin que el Gobierno se diera por enterado o se les acercara para buscarle el bajadero a sus demandas. Fue como si dijera “ni para allá voy a mirar”.


COMENTARIOS