Qué se dice

Claudio Acosta

Prometió y cumplió.- José Manuel Fernández golpeaba y maltrataba a su antojo a Lidia Marina Valdez Acosta, su mujer, hasta que un buen día ella se cansó de tantos abusos, lo denunció ante la fiscalía de La Vega, y un juez lo envió un año a la cárcel por violencia doméstica. Pero como suele ocurrir con frecuencia con abusadores y maltratadores, la sanción de la ley exacerbó su odio y resentimiento hacia quien responsabilizaba de su encierro, es decir su víctima, por lo que no se cansaba de repetir, para todo el que quisiera oírlo, que desde que saliera de la cárcel la mataría. Dicho y hecho. Inmediatamente obtuvo su libertad, Juan Manuel se dirigió directamente a la casa de su exmujer, a quien asesinó de varias puñaladas. Nadie la protegió. Nadie la defendió. Nadie pudo evitar que esa bestia cumpliera su palabra.

Los alcaldes y Temo.- Gracias a los 232 alcaldes de los distritos municipales que el pasado miércoles visitaron a los senadores de sus provincias nos hemos enterado de la existencia del Programa de Cohesión Social (?¿) del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, que tiene asignados en el Presupuesto RD$1,000 millones. Según explicó Pedro Richardson, director ejecutivo de la Federación Dominicana de Distritos Municipales y quien sirvió de vocero a los alcaldes, el ministerio de Economía utiliza esos recursos para construir pequeñas obras en los pueblos que bien podrían ser construidas por los municipios. En resumen: los 232 alcaldes fueron al Congreso a pedirle a los senadores que esos mil millones de pesos se los transfieran a la municipalidad, que según ellos les daría un mejor uso. Habrá que ver si los senadores quieren complacerlos y, sobre todo, si Temístocles Montás, ahora que se le ha metido en la cabeza ser candidato presidencial, se va a dejar quitar tan fácilmente esos chelitos.


COMENTARIOS