Qué se dice

Claudio Acosta

Estadísticas.- Pongamos atención a las siguientes estadísticas, suministradas a la prensa por la Armada Dominicana, fruto de sus esfuerzos por impedir los viajes ilegales hacia Puerto Rico. De un total de 1,874 personas detenidas, en lo que va de año, por intentar viajar a la vecina isla, 1,235 son extranjeros, de los cuales 65 son cubanos, 1,163 haitianos, y siete brasileños. Como dos más dos son cuatro es fácil concluir que estamos ante un gran negocio en el que los principales clientes no son, precisamente, dominicanos, lo que probablemente lo haga mucho más lucrativo para sus organizadores. Y aunque es evidente, a partir de los resultados que ofrece, que la Armada Dominicana está haciendo su trabajo, también lo es que los organismos de seguridad del Estado, así como la Dirección General de Migración, no están haciendo lo suficiente para atajar ese imparable flujo de viajeros ilegales que sale desde territorio dominicano.

Politiquería.- Lo peor que le puede pasar a la educación dominicana, ahora que la asignación del 4% ha eliminado la excusa de la falta de recursos, es que las escuelas se conviertan en escenario de la sorda lucha de tendencias en el PLD, que como candelita de basurero quema por debajo y sin que se vea el humo. Los cambios dispuestos por el Ministro de Educación, quien de un solo plumazo destituyó a 18 directores regionales, 103 directores de distritos educativos e igual número de subdirectores, serían un reflejo de esa guerrita intestina, que ya provocó la paralización de la docencia en Santiago y otros pueblos del Cibao, pues la seccional de la ADP no encontró otra forma de protestar contra el nombramiento de la nueva directora provincial. Ahora que la educación dominicana tiene la oportunidad de superar las taras que la han convertido en una de las peores del mundo, no hace falta que la politiquería haga más difícil y trabajoso el largo camino que todavía falta por recorrer.


COMENTARIOS