Qué Se Dice. Diplomacia china

Ignoro si una cosa tiene que ver con la otra, o si se trata de una simple coincidencia, pero el mismo día –ayer viernes– que los periódicos anunciaron con gran despliegue que empresas chinas invertirán en el país 300 millones de dólares en un proyecto hidráulico multifuncional en el río Yuna, y otros 200 millones en la construcción de diez mil viviendas de bajo costo, el embajador de Taiwan, Valentino Tang, entregó en calidad de donación cien mil dólares (4 millones 750 mil pesos dominicanos, chelitos mas chelitos menos) al Centro de Operaciones de Emergencia (COE), para ser utilizados para ayudar a los afectados por las inundaciones provocadas por los huracanes Irma y María a su paso por territorio dominicano. Gente que sigue de cerca las diligencias de China Popular por convencer al gobierno de formalizar relaciones diplomáticas con el gigante asiático, que según las malas lenguas han tocado las puertas de más de un despacho del Palacio Nacional, dirá que con ese anuncio Pekín arrecia su ofensiva utilizando su principal arma; su dinero, o mejor dicho, sus ofertas de realizar millonarias inversiones en obras de infraestructura. Precisamente de lo que nos advirtió, es oportuno recordarlo ahora, el canciller de Taiwan, Tawei Lee, cuando nos visitó en junio pasado, al poner como ejemplo el caso de Costa Rica, que rompió relaciones con su país para establecerlas con China, y todavía están esperando los costarricenses que Pekín les construya una refinería de petróleo que les prometió hace nueve años. No se trata de establecer aquí con quién nos conviene mas tener relaciones diplomáticas si con China o con Taiwan, pero sí de llamar la atención, y perdonen que lo diga de manera tan poco diplomática, sobre la “estrategia” que comparten uno y otro desde que descubrieron, como descubrieron antes que ellos los políticos que nos desgobiernan, que al dominicano le encanta que le den, y si no le piden nada a cambio muchísimo mejor.


COMENTARIOS