Qué se dice: Preso político

Claudio Acosta

Sabemos  desde hace tiempo que es el argumento  favorito de los políticos acusados de corrupción,  que no obstante ser un recurso tan  desacreditado y manoseado   sigue teniendo vigencia, mas que nada, y por encima de todo, porque  les  sigue garantizando impunidad. ¿Cuántos políticos  acusados y juzgados por corrupción están presos? Por eso no debe sorprender que los abogados y seguidores del presidente de la Federación  de Estudiantes Dominicanos (FED), Yimi Zapata, acusado junto a otras cinco personas de estafa, falsificación, asociación de malhechores y tráfico de personas, lo quieran convertir  en un perseguido político, buscando beneficiarse, por carambola y de manera oportunista, de esa condición. ¿Pero perseguido por quién? La dirección de la FED acusa  al senador peledeísta por la provincia Peravia, Wilton Guerrero, de ser quien está detrás de su apresamiento, pero son tan abrumadoras  las pruebas en  contra de su líder, y tan débil y aérea  la acusación al legislador, que bien  puede considerarse un insulto a la inteligencia. Fueron  esas pruebas las que convencieron al juez José Alejandro Vargas, del Juzgado de Atención  Permanente del Distrito Nacional, de acoger la petición del Ministerio Público de declarar  el caso complejo, por lo que envió a Yimi Zapata    a prisión preventiva durante tres meses, que deberá cumplir en el Centro de Corrección y Rehabilitación de Najayo. No son buenas  noticias  para la FED y su presidente, quien en lugar de quejarse   debería agradecerle al magistrado Vargas que lo ascendió  a “preso político”, pero tampoco para la UASD,  cuyo rector tendrá la oportunidad de demostrar, cuando  los vándalos encapuchados vuelvan a las andadas,  que en verdad está dispuesto  a garantizar  la docencia aunque sea necesario recurrir al auxilio de la fuerza pública.


COMENTARIOS