Qué Se Dice. Ojo pelao con la OMSA

En una sociedad donde la corrupción es sistémica como la dominicana, la impunidad, que también lo es, trabaja de manera sigilosa, como un virus gripal que se aprovecha cuando “bajan las defensas” del cuerpo social para invadirlo y dañarlo. Y nada baja mas nuestras defensas que dejarnos distraer por los fuegos artificiales, siempre a destiempo, de la reelección, o el insensible tira y afloja del CMD y las autoridades de salud que ha dejado a los pobres mas desamparados que nunca, o el sorpresivo apresamiento de La Soga, un prófugo al que ninguna autoridad andaba buscando. Mientras todo eso ocurre, en la OMSA, epicentro de un escándalo de corrupción abonado con la sangre del malogrado abogado Yuniol Ramírez, se la ponen en China a los inspectores de la Cámara de Cuentas que realizan una auditoría para verificar las irregularidades denunciadas durante la gestión de Manuel Rivas. Hugo Francisco Álvarez, presidente del principal organismo de control y fiscalización externa del Estado, se quejó de la “poca colaboración” que recibe de burócratas (no los identificó) que no ponen mucho empeño en facilitar los documentos que les requieren, y si no fuera porque su actual director, Héctor Mojica, canceló a todos los que ocupaban puestos directivos, se diría que luego de siete años sin verle la cara a un auditor de la Cámara de Cuentas se encuentran fuera de forma. ¿Por qué los nuevos directivos le ponen trabas a sus inspectores si esos documentos no los incriminan? Porque también podría decirse, con perdón de los aludidos, que tanto los que fueron destituidos como los nuevos juegan en el mismo equipo, y nada mas lógico y natural que se encubran unos a otros. Eso los convertiría, desde luego, en cómplices de corrupción, lo que explica que la impunidad, su inseparable compañera, ande merodeando, como ladrón al acecho, por los predios de la OMSA. Abramos bien los ojos.


COMENTARIOS