Qué se dice : Huelguitis aguda

Claudio Acosta

El doctor Waldo Ariel Suero, presidente  saliente del CMD, quiere aprovechar el tiempo que le queda de aquí a diciembre, cuando asume la nueva directiva del gremio, para mantener la zozobra en los hospitales públicos,  que los médicos volverán a paralizar el miércoles y el jueves de esta semana.  Ariel Suero justificó el nuevo paro con el argumento de que la ministra de Salud, la doctora Altagracia Guzmán Marcelino, faltó a su promesa de convocar a los médicos al diálogo luego de concluido el proceso electoral. Pero lo que  parece haberle  molestado   es que la funcionaria se niega a reunirse con él, lo que habría expresado de manera abierta, dijo,  en un programa de televisión. Son declaraciones que confirman lo que algunos sospechábamos; que el enfrentamiento entre el presidente del CMD y la ministra de Salud degeneró en un asunto  personal,  en una guerrita de egos  en la que no ha habido ganadores si no muchos perdedores, como  lo son todos los ciudadanos que en esta temporada  de huelgas y paralizaciones  acuden a los hospitales y tienen que regresar a sus casas sin haber sido atendidos. ¿Es eso justo? Es evidente  que no y ambos lo saben, o se supone que deberían saberlo, porque lo cierto es que tanto la ministra como el presidente  del CMD han exhibido un comportamiento  muy poco razonable, lo que explica que todavía se esté  hablando de huelgas y paros   y muy poco de diálogo y negociación. ¿Por qué no esperar que la doctora Guzmán Marcelino, que ayer se reunió  con monseñor Jesús Castro Marte, rector de la UCSD, para fijar el día  y (tentativamente el próximo 14 de diciembre) en el que se juntará  con el nuevo presidente del CMD, retome las conversaciones, y  mientras  tanto se permite que los hospitales públicos regresen a la normalidad? Lo mucho, doctor Suero, hasta Dios lo ve, y mas en su caso, pues con su huelguitis aguda hace rato que  cruzó la rayita donde dice demasiado.


COMENTARIOS