Qué se dice: Buenos deseos

Claudio Acosta

Como estamos en Navidad abundan, como ya es tradición, los buenos deseos para el 2018 que ya se asoma en el horizonte, pero  muchos de esos buenos deseos  nunca se cumplen, y no siempre por falta de voluntad y determinación de los interesados. Así puede ocurrirle a  la promesa del senador peledeísta por San Cristóbal, Tommy Galán, de que a principio  del año próximo se aprobará la Ley de Partidos,  al igual que la de Régimen Electoral, a pesar de las diferencias en torno a las primarias que mantienen al PLD al filo  de una crisis divisionista. El legislador hace suyo el discurso optimista  y positivo de su Secretario General, Reinaldo Pared Pérez, quien ha reiterado su confianza en que  la madurez del liderazgo  peledeísta se sobrepondrá a las diferencias de criterio  sobre las primarias. Pero al igual que Pared Pérez el senador por San Cristóbal no aporta ningún elemento concreto, mas allá de su  optimismo, que permita concluir que se encontró o que está a punto de encontrarse  un bajadero que deje satisfechas a ambas partes, lo que mantiene el conflicto en un punto muerto. Porque esta es la hora que no se sabe nada de la comisión de juristas que el Comité Político acordó consultar para determinar  si las primarias abiertas, como argumentan  quienes se oponen a su implementación, son inconstitucionales, aunque resulta evidente  que no han podido ponerse de acuerdo para escoger nombres que resulten  aceptables para unos y otros. ¿Quiere eso decir que ya está descartada esa solución? ¿Se ha pensado en alguna otra? Eso tampoco se sabe. Y como  el Comité Político  no ha vuelto a reunirse desde entonces ni hay fecha a la vista para una próxima reunión, no hay forma de averiguarlo. Mientras tanto la Ley de Partidos, dejada “sobre la mesa” por la Comisión Bicameral hasta que los peledeístas se entiendan,  continuará en el limbo (parte atrás), y todo indica que de ahí no la sacarán ni los buenos deseos navideños de Tommy Galán.