Qué se dice : Encontronazo

Claudio Acosta

El Ministro de Educación, Andrés Navarro, está empezando a pagar el precio de haber confesado, en un popular  programa radial, sus aspiraciones políticas, pues ese destape, criticado por algunos sectores de la prensa   por extemporáneo, le está sirviendo de arma arrojadiza al presidente de la ADP, Eduardo Hidalgo, en su guerra de guerrillas contra la ordenanza  que dispone la realización de concursos competitivos para la selección de los directores regionales  y distritales. El dirigente gremial acusó  ayer a Navarro de descuidar sus responsabilidades como funcionario y servidor público para dedicarse a formar grupos dentro del  PLD que sirvan de plataforma a sus aspiraciones políticas,  lo que también aprovechó para hacer un llamado público  a su Secretario General, Reinaldo Pared, para que tome cartas en el asunto, pues el Ministro “está creando desasosiego  dentro de la familia peledeísta”. Alguien podrá argumentar, en defensa o justificación del presidente de la ADP, que el ministro de Educación golpeó primero  cuando  hace unos dias declaró que  dirigentes de PLD  están apostando al fracaso de la revolución educativa que impulsa el presidente Danilo Medina, pues aunque el funcionario   dijo que no quería  personalizar sus declaraciones resultó evidente que apuntaban hacia Hidalgo y su oposición rabiosa a la ordenanza de la discordia. Pero sea quien  sea el que tenga la razón y sin importar lo que finalmente ocurra con  esa ordenanza hay que señalar, para que conste en el expediente,  que el  encontronazo público  entre el Ministro de Educación  y el presidente de la ADP,  inconcebible en otros tiempos,  es tan solo otro síntoma de la descomposición  interna que sufre el PLD, cada vez mas difícil de ocultar pero también de tratar, pues los que están en capacidad de buscarle remedio no se pueden sentar en la misma mesa para discutir cuál es el tratamiento que mas conviene para  devolverle la salud y la vitalidad  al  paciente.


COMENTARIOS