Qué se dice: Democracia secuestrada

Claudio Acosta

Muchos lo han interpretado como otra muestra de cinismo, siempre presente en la retórica de los dirigentes peledeístas, pero  creo que Rubén Maldonado, presidente de la Cámara de Diputados,  solo trató  de enmascarar la  frustración que comparte con muchos  compañeros  cuando declaró que el Comité Político, que no se reúne desde hace cuatro meses, se reunirá “en su momento, como siempre lo ha hecho”- Porque aquí todo el mundo sabe, empezando por el propio  Maldonado, qué impide que el máximo organismo de dirección  del PLD,  supuesto  a reunirse los primeros lunes de cada mes,  cumpla con el mandato de sus estatutos. Y por supuesto  que también lo sabe el alcalde de Santiago, Abel Martínez, quien alborotó el avispero  con un tuit en el que dijo estar “seco como un esqueleto”  esperando  que se reúna. Pero Martínez quiso provocar   a sus compañeros, consciente también de que todo un país, no solo los peledeístas de uno y otro bando, está a la espera de que se defina el tema de las primarias  que impide la aprobación de la Ley de Partidos, considerada fundamental, junto a la de Régimen Electoral, para que en el 2020 podamos celebrar la llamada fiesta de la democracia  en paz, sin trastornos ni perturbaciones. Todo indica, lamentablemente,  que tendremos que seguir esperando, pues cuando Maldonado dice que el Comité Político será convocado  “en su momento” no está diciendo nada, como tampoco está diciendo  nada el vocero del PLD, Reinaldo Pared Pérez, cuando se declara a la espera de que el expresidente Leonel Fernández, en su condición de presidente del partido, haga la convocatoria. Mientras tanto puede afirmarse, aunque se moleste el peledeísmo y el  bocinerío que le hace coro, que el PLD ha secuestrado  la democracia dominicana para ponerla al servicio de sus intereses y su declarada vocación de perpetuidad.