Qué se dice : ¿Libre albedrío?

Claudio Acosta

Como el pugilato por las primarias  abiertas o cerradas se trasladó del Comité Político  al Congreso, donde los legisladores  peledeístas  tendrán la “libertad” de votar por la modalidad de su preferencia cuando conozcan la Ley de Partidos, ya hay gente sacando numeritos, empezando –por supuesto– por los propios interesados, para ver si cuentan con los votos necesarios, pues el tema se ha sazonado tanto que todo el mundo ha tenido la oportunidad de  decir lo que aprueba y  lo que rechaza.  Por eso se sabe que los seguidores del presidente Danilo Medina votarían por las primarias abiertas al igual que los diputados del PRD chiquito  de Miguel Vargas, aunque está por verse si los seguidores del expresidente  Hipólito Mejía, quien ha declarado  que también favorece esa modalidad, votarían  en consecuencia o  por   “la línea” que baje el PRM, que se supone serán  las primarias cerradas  al igual que lo harían los legisladores de los partidos pertenecientes al Bloque  Opositor y los que siguen al expresidente Leonel Fernández, quien sostiene  que las  primarias abiertas y simultáneas  son inconstitucionales. Tampoco hay que descartar, en medio de la cacería de votos que se desatará, que el “libre albedrío” de muchos  de esos legisladores, sean peledeístas o no, tome caminos inesperados, lo que podrá  indignar a sus  colegas pero no sorprender, pues esos  cambios de opinión son “naturales” en un Congreso donde siempre ha sido posible comprar o vender al mejor postor el voto a favor de esta o aquella iniciativa, como ocurrió con la reelección del presidente Danilo Medina.  Porque la verdad debe ser dicha:  no puede afirmarse que el Comité Político del PLD  dejará que sus legisladores  hagan uso de su libre albedrío, o de que tendrán la libertad  de votar de acuerdo a su íntima convicción, si realmente  lo harán por lo que conviene al partido que le bajó línea,  o a su jefe político, o  a su grupo o a quien diligente y generoso le compró su voto a precio de conciencia muerta.


COMENTARIOS