Qué Se Dice. Como perros y gatos

Claudio Acosta

Se supone que son aliados naturales en el combate frontal de la delincuencia y la criminalidad, por lo que nadie puede aplaudir que fiscales y policías anden peleándose como perros y gatos. ¿Qué está pasando? La Asociación Dominicana de Fiscales (Fiscaldom) acaba de emitir un comunicado en el que expresa su “más enérgica protesta” contra lo que definió como “embestidas continuas” de miembros de la Policía Nacional con la intención de desacreditar al Ministerio Público. Los fiscales sostienen que el general de la Policía Aquino Reynoso Rodríguez, quien hace unos días denunció que fiscales de San Juan de la Maguana tienen puntos de drogas, está en todo su derecho de hacer las denuncias que crea pertinentes por los canales correspondientes, pero no a lanzar una acusación al aire, sin precisar quien o quienes, que arroja dudas sobre la integridad de los miembros del Ministerio Público en esa demarcación. Para colmo de males ayer se supo que el Director Regional Oeste de la Policía, quien fue citado por la Inspectoría del Ministerio Público para que explique con detalles y nombres su denuncia, no aportó las pruebas que se le requirieron, limitándose a señalar que cuando habló del caso se refirió a hechos ocurridos el año pasado. A pesar de la aclaración del general Reynoso Robles el daño, lamentablemente, ya está hecho, pues no hay manera de recoger toda la mierda que esparció con su denuncia, que se hizo viral en las redes sociales. Y perdonen que utilice una palabra tan fea pero igualmente apropiada, pues algunas cosas hay que decirlas de la manera que mejor se entienden. Insisto: fiscales y policías son aliados naturales obligados a trabajar en estrecha armonía, y en esa relación no puede haber espacio para chismes ni denuncias irresponsables, pues son la primera línea de defensa ante los arteros ataques de criminales y delincuentes, los únicos que salen ganando con ese pleito de perros y gatos.