Qué se dice: El entierro del PLD-.

Leyendo en el periódico sobre las acusaciones que hace la Procuraduría General al senador por San Cristóbal Tommy Galán, quien según el expediente acusatorio incrementó su fortuna en un 63% entre el 2008 y el 2016, tiempo en el que es señalado por Odebrecht, junto al empresario Angel Rondón, como parte del entramado de sobornos que le permitió asegurarse la contratación de obras, me asaltó, afrentosa, la pregunta, que de seguro muchos pensarán estoy haciendo  por el puro placer de  joder. ¿Buscará el senador Tommy Galán la reelección, al igual que su colega y compañero de partido Félix Bautista? Desde luego, Galán no es Secretario de Organización del PLD, no es considerado el “hijo putativo” de su presidente, el doctor Leonel Fernández, ni tiene la suerte inmensa del salchichón, que aunque está todo el tiempo colgado nunca  se ahorca. Pero es también un político exitoso que ha logrado acumular, según la Procuraduría, una considerable fortuna, lo que de seguro le servirá, como al senador de San Juan,  para comprar  el apoyo de sus votantes, que en estos tiempos de rampante clientelismo estarán encantados de seguir contando con otra mano generosa. Su candidatura tampoco tendría problemas en el PLD, donde la palabra corrupción no espanta a nadie; todo lo contrario. Además de que cualquiera  allí le dirá, sin importar si es un miembro del Comité Político, del Comité Central o  un simple militante, que mientras no exista una sentencia condenatoria definitiva, de la cosa irrevocablemente juzgada, nada ni nadie puede impedir que Félix Bautista, Tommy Galán  y hasta Víctor Díaz Rúa, si ese fuera su deseo, ejerzan su derecho a elegir y ser elegidos. Mientras tanto, que siga el entierro.