Qué Se Dice. Apagones y seguridad

Claudio Acosta

No solo el “macuteo”, esa “institución” policial que se resiste a morir, podría dañar la efectividad del patrullaje que llevó a las calles a diez mil policías y militares a enfrentar la delincuencia, pues no hay mejor aliado de los antisociales que la oscuridad, que ha vuelto a reinar en las noches de muchos barrios y sectores del Gran Santo Domingo como consecuencia de los apagones con los que los están castigando las empresas distribuidoras de electricidad. ¿Regresaron los apagones financieros? Es lo que parece a juzgar por las explicaciones ofrecidas por la Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE), que sostiene que el incremento de los apagones de los últimos días obedece a que las empresas distribuidoras de electricidad no están adquiriendo toda la energía que la población necesita a pesar de que está disponible, pues no han podido superar el problema de las pérdidas por la falta de facturación, la no cobranza y la deficiencia de las redes, lo que imposibilita que sean financieramente sostenibles. Y como las empresas distribuidoras, según lo que publicó ayer El Nacional, han dado la callada por respuesta a los señalamientos de los generadores, no solo puede inferirse que le conceden la razón sino que la situación podría empeorar y los apagones multiplicarse. Esas son, desde luego, muy malas noticias para quienes tienen la responsabilidad de dirigir el operativo de seguridad y garantizar los resultados que todos estamos esperando, pues una ciudad tan oscura como la boca de un lobo no es el escenario ideal para enfrentar con éxito a una delincuencia que hace tiempo le perdió el miedo a la ley y a la autoridad. Ayer leí en alguna parte que el director de Presupuesto, Luis Reyes, inició las diligencias necesarias, recortándole recursos a otras instituciones, para crear un fondo con el cual sustentar el patrullaje, pero sería una pena que un esfuerzo tan costoso se eche a perder por culpa de los malditos apagones.


COMENTARIOS