Qué Se Dice. Denuncias de la ADP

Claudio Acosta

A muchos ha resultado sospechoso que algunas corrientes de la ADP se hayan destapado a denunciar las deficiencias y precariedades conque, alegan, se ha iniciado el año escolar en muchos puntos del país, y la culpa es de la politiquitería que ha desnaturalizado el rol que está llamado a jugar ese gremio en la defensa y fortalecimiento de la educación dominicana. Pero esa legítima sospecha, politiquerías aparte, no puede ser excusa para que no se les ponga la debida atención, sobre todo si es verdad, como afirma la corriente magisterial Juan Pablo Duarte, que mas de 300 mil niños de nivel inicial no tienen aulas ni profesores asignados, y mas de 500 centros educativos se encuentran en pésimas condiciones de infraestructura y muchas otras están paralizadas y a medio talle. Según el profesor Juan Núñez esa situación ha afectado el inicio del año escolar en lugares como Las Charcas de Santiago, El Seibo, Jaquimeyes de San Juan de la Maguana y Hato Mayor, donde se imparte docencia en una enramada prestada. También se quejó el dirigente de la ADP de que existe retraso en la entrega de los insumos a las escuelas, lo que lo hace temer que se repita la misma situación del año pasado, cuando muchos centros educativos recibieron los recursos necesarios para trabajar hasta con ocho meses de retraso. En el Ministerio de Educación podrían alegar que los problemas denunciados se van a corregir sobre la marcha, que el año escolar apenas tiene una semana y que son normales esos contratiempos y desajustes en el suministro de insumos y materiales. Pero el ciudadano bien informado tiene derecho a pensar, al leer esas denuncias, que la cacareada revolución educativa, en la que el gobierno ha invertido la friolera de RD$750 mil millones según datos aportados por la corriente magisterial Juan Pablo Duarte, es pura ficción, un invento de la propaganda peledeísta, para solaz y deleite de sus bien pagadas bocinas.