Qué Se Dice. La versión de Hubieres

Claudio Acosta

Como al Intrant hay que sacarle con cucharita las informaciones relativas a las negociaciones con los operadores del transporte para eliminar las chatarras y poner orden en el caos organizado que impera en calles y carreteras del país, hay gente que se está sirviendo con la cuchara grande poniendo a circular en los medios de comunicación versiones interesadas sobre lo que se habría acordado, que Juan Hubieres, testigo de primera mano de esas negociaciones porque participa en ellas, identifica como “funcionarios lobistas” que estarían presionando de esa manera al gobierno para que entre al negocio del transporte. Los mismos funcionarios, sospecha un servidor, que según Hubieres están tratando de convencer al presidente Danilo Medina de que compre en Brasil (¡zafa!) autobuses a 200 y 300 mil dólares que los transportistas pueden adquirir en otros países a tan solo 40 y 50 mil dólares. Porque para el presidente de la Federación del Transporte la Nueva Opción (Fenatrano) todo el empeño que está poniendo el gobierno por asumir el control económico y operativo del transporte de pasajeros tiene un propósito: instaurar una mafia que controlaría los cuantiosos recursos que manejará el plan, lo que de paso afectaría a cientos de miles de personas que viven de ese negocio. Son palabras mayores, desde luego, y por venir de quien vienen habrá quien argumente que Hubieres miente, que exagera o que simplemente manipula las informaciones que posee para proteger sus intereses en el sector. Pero si el gobierno, a través del Intrant, no informa de manera oportuna y transparente sobre esas negociaciones los ciudadanos tenemos derecho a suplir esa falta de información con las versiones, interesadas o no, que andan circulando, así como a sacar las peores conclusiones de esas tratativas, pues lo que la experiencia nos ha enseñado es que el Estado dominicano, huérfano de dolientes, siempre sale perdiendo.