Qué se dice: Comité salomónico

Claudio Acosta

Como el  rey Salomón no es peledeísta, Dios lo libre, hay que suponer que fue convocado de urgencia para que le buscara una solución  al tranque que se produjo la noche del pasado lunes en la reunión del Comité Político, cuyos miembros se mostraron incapaces de ponerse  de acuerdo sobre la forma de escoger las candidaturas en los partidos por estar divididos entre los que prefieren primarias abiertas, simultáneas y con el padrón de la JCE, y los que se decantan por primarias cerradas con los padrones de las organizaciones políticas, indefinición que mantiene en el limbo la aprobación de la Ley de Partidos y, por vía de consecuencia, también a la democracia dominicana, que necesita con urgencia  reglamentar con mayor rigor el accionar de los partidos antes de que sus excesos la destruyan. Reinaldo Pared Pérez, secretario general del PLD, explicó  que el Comité Político  aprobó  contratar  a un máximo de cinco expertos constitucionalistas para que analicen si la aprobación en el Congreso  de primarias  simultáneas viola la Constitución, y que será a partir del resultado de ese análisis que  el PLD tomará su decisión. Para escoger a esos juristas tendrán que ponerse de acuerdo  el expresidente Leonel Fernández, el presidente Danilo Medina y el propio Pared Pérez, que no dijo cuándo empezará ese proceso ni el tiempo que se les dará para que concluyan su trabajo, aunque reconoció  que “no se le puede dar mucho alargue”. ¿Y si Leonel y Danilo tampoco pueden ponerse de acuerdo para escoger  a sus miembros? ¿Habrá que repartirlos    y darle dos a Danilo, dos a Leonel y uno a Reinaldo? ¿Cuántas maniobras mas habrá que soportarle a los partidos, sabiendo como sabemos que no les interesa aprobar una ley que acabe con el desorden en el que se sienten tan cómodos? Lo que acaba de hacer el Comité Político es una demostración  de que ese comportamiento no cambiará, solo que en esta ocasión, para variar,  podrán  echarle la culpa al  rey Salomón, definitivamente fuera de forma.


COMENTARIOS