QUÉ SE DICE: Con la misma piedra

Claudio Acosta

Dicen que el hombre, el “bípedo implume” del que hablaba don Miguel de Unamuno, es el  único  animal que tropieza dos veces con la misma piedra, pero también dicen que quien por su gusto muere la muerte le sabe a gloria, y si no que le pregunten a Chacumbele,  quien murió feliz a causa  de  su propia estupidez. No vamos a comparar a Gonzalo Castillo con Chacumbele, héroe tragico de nuestra mitología política,  pero el ministro de Obras Públicas volvió  a tropezar con la misma piedra, y por su propio gusto, al calificar al presidente Danilo Medina como el mejor estadista que ha dirigido los destinos de la República Dominicana en toda su historia. “Las mas de 23 mil aulas construidas en los seis años de gobierno, la implementación de la tanda extendida, el plan de alfabetización, la República Digital, entre otros logros, representan una obra gigantesca que aseguran un gran futuro para las nuevas generaciones y la Nación”. No faltarán los que estén dispuestos a refutar las hiperbólicas afirmaciones  del ministro, ni tampoco los que volverán a lanzarle, a través de las redes sociales,   rayos y centellas por su desbocamiento, digno de tiempos que creíamos, equivocadamente,   superados. Culpas son de la reelección y no de España,  pues por regla general sus mas entusiastas promotores suelen ser también sus principales beneficiarios, que precisamente por eso se sienten en la obligación de llamar benefactor, filántropo y cuanta chulería crean necesaria para masturbar   el ego del Presidente de la República.  Por suerte, como dijo el poeta, a  las palabras se las lleva el viento,  aunque es de lamentar que ese viento no sea lo suficientemente fuerte para que se lleve también, y para siempre, la maldita reelección y sus oportunistas corifeos.