Qué se dice : El dilema del PLD

Claudio Acosta

A la tercera no fue la vencida, contrariando la conocida expresión, pero al  menos sirvió para que los diputados  del PRM confirmaran, al igual que el resto del país político, que cuando se trata de defenderse, o de protegerse unos a otros,  de acusaciones de corrupción o de manejo impropio del dinero  público, los peledeístas  en el Congreso se muestran monolíticamente unidos,  poniendo a un lado las viscerales  diferencias que  hoy por hoy separan a danilistas de leonelistas. La Cámara de Diputados rechazó en su sesión del pasado martes, por tercera ocasión, la solicitud del bloque de diputados perremeístas de conformar una Comisión Especial que investigue los pagos que hizo el gobierno a dos empresas de publicidad del exasesor  del presidente Danilo Medina, el brasileño Joao Santana, y su esposa Mónica Moura, por un monto de RD$1,400 millones entre el 2012 y el 2016. Indiferentes a las críticas  de la sociedad civil que les ha reprochado que  renuncien  a su constitucional  fatultad de fiscalizar y controlar el uso de los recursos del Estado, los diputados del PLD  volvieron a cerrar filas para impedir que se indague el cómo y el porqué de esos pagos, sobre todo los que se produjeron  cuando ambos ya estaban  presos en Brasil acusados de lavado de activos,  con lo que simplemente arrojan mas dudas y cuestionamientos sobre la legalidad de esas erogaciones, documentadas por la Contraloría General. El comportamiento  solidario de los diputados peledeístas, que al mismo tiempo mantienen trabada la aprobación de la Ley de Partidos  debido  a las posiciones contrapuestas  de danilistas y leonelistas, pone al desnudo el gran dilema que desgarra  al PLD y a los peledeístas, unidos como hermanos por la corrupción que se ha convertido en el signo distintivo, en la marca de fábrica de sus gobiernos, pero separados como enemigos por el abismo que han abierto  las ambiciones de sus dos principales líderes.


COMENTARIOS