Qué se dice: El otro Leonel

Claudio Acosta

El expresidente Leonel Fernández no se ha distinguido por ser  un político de temperamento belicoso y frontal, de los que tienen siempre puesta la ropa de pelear, sino por su talante amable y respetuoso, pero también cauto y comedido al momento de expresar sus ideas y opiniones. Por eso no me lo imagino, a menos que haya otro Leonel que todavía no conocemos,  saliendo a  caravanear     en abierto desafío a la resolución del pleno de la JCE que ordena suspender las actividades proselitistas a los aspirantes a cargos electivos en el 2020. Sin embargo, parece  que su coordinador de campaña, Bautista Rojas Gómez, opina lo contrario, pues ayer declaró que los seguidores del exmandatario no acatarán nada que venga del deseo de un grupo que pretende detener  el empuje de su candidatura, mucho menos tratándose de una resolución inconstitucional que el organismo electoral emitió por presiones políticas. Son palabras mayores que en algún momento tendrá que recoger, pues acusar a los miembros del organismo electoral de dejarse narigonear del sector palaciego que quiere cerrarle el paso Fernández, que no puede ser otro que el que encabeza el presidente Danilo Medina,  es un exceso que solo puede entenderse por el desbordamiento de la lucha interna en el partido de gobierno. Como tendrá que recoger, también, los calificativos de  pusilánime, irresponsable y cobarde que le endosó  al presidente de la JCE,  insultos que estoy seguro no comparte el expresidente Fernández. Insisto: no me   imagino a Leonel desafiando, como pretenden sus exaltados seguidores,  una resolución que ha recibido amplio respaldo de los partidos políticos y otros sectores sociales, pero si lo hace ojalá no cometa el error de descalificar la capacidad regulatoria de un  árbitro que puede ser muy necesario más adelante,  cuando no  solo puede estar en juego la suerte de su candidatura y su carrera   política sino también el futuro de la democracia dominicana.