Qué se dice: Guerra avisada

Claudio Acosta

Pasado el peligro de María ningún huracán u otro exabrupto de la Naturaleza le impide al comandante Waldo Ariel Suero, presidente del Colegio Médico  Dominicano (CMD), retomar la lucha por las reivindicaciones del combativo  gremio profesional, que por desgracia  siempre tienen por escenario los hospitales públicos,  que precisamente mañana serán paralizados durante 24 horas en demanda de que se les pague el aumento salarial a los médicos  que fueron excluidos,  pero sobre todo que  se ponga fin “al caos, la anarquía, el desorden y marcada  falta de gerencia” que reina en los hospitales. Al hacer el anuncio en rueda de prensa el presidente del CMD aprovechó la ocasión para soltar una furiosa andanada contra el Servicio Nacional  de Salud y su director, el doctor Nelson Rodríguez Monegro, a los que  culpa  de todo lo malo que está ocurriendo en el sector salud, incluidos  los abusos y atropellos  que, dice, se cometen contra los miembros de ese gremio. El enconado pleito de Waldo Ariel  con el organismo responsable  de dirigir el sistema público de salud no augura nada bueno, por lo que hay que tomarse en  serio su advertencia de que a partir de la huelga de mañana, en la que los médicos solo atenderán las emergencias y los casos críticos, “la tendencia es hacia la radicalización  de la lucha”. Y como dicen que las guerras avisadas solo matan a los soldados descuidados, bien haría   el doctor Rodríguez Monegro  si  invita al presidente  del gremio médico a beberse un cafecito, aunque solo sea para que no se diga que no hizo los esfuerzos necesarios, empezando por el diálogo, para  impedir que se rompa la sagrada paz de los hospitales y las víctimas sean los pobres infelices de siempre.


COMENTARIOS