Qué Se Dice. Guerra avisada

Claudio Acosta

La advertencia, que pende cual espada de Damocles sobre el proceso electoral a celebrarse en el 2020, ya fue hecha pública por el presidente de la Junta Central Electoral (JCE), el doctor Julio César Castaños Guzmán, quien dijo “claro y pelao” que al organismo electoral le resulta prácticamente imposible aplicar el voto preferencial a nivel municipal como manda la ley 157/13 que creó el voto preferente. Luego de esa advertencia, que por su tono y sus implicaciones no pudo ser ignorada por los interesados, en favor de la eliminación del voto preferencial para los regidores se han pronunciado el presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, los exmiembros de la JCE Eddy Olivares y José Angel Aquino, y el presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), Román Jáquez, quien advirtió que la gran cantidad de recursos que podrían llegar a ese tribunal hará casi imposible que puedan conocerse todas las demandas antes de las elecciones de mayo del 2020. Agregue a eso la poca disposición que muestra el Congreso para la aprobación de la Ley de Partidos Políticos y de Régimen Electoral, dejadas sobre la mesa por la Comisión Bicameral que estudia ambas iniciativas hasta tanto el liderazgo peledeísta se ponga de acuerdo sobre las primarias abiertas o cerradas, y tendrá que concluir, necesariamente, que existen razones válidas para preocuparse. Sobre todo porque el Congreso, actuando como un apéndice del Gobierno y el PLD, ha declinado sus responsabilidades constitucionales en el expresidente Leonel Fernández y el presidente Danilo Medina, que sin embargo lucen de lo mas quitados de bulla. Como si no les preocupara la guerra avisada por Castaños Guzmán y sus previsibles consecuencias para la democracia dominicana, o estuvieran convencidos –y para eso no necesitan ni ponerse de acuerdo, ni mirarse las caras ni firmar un solo papelito– de que en mar revuelto podrán pescar con mas ventajas.


COMENTARIOS