Qué se dice : Hospitales pasados por agua

Alguien dijo alguna vez  que las lluvias desnudan nuestras ancestrales miserias, como tenemos la oportunidad de comprobar, en este fallido paraíso tropical, cada temporada ciclónica, pero habría que agregar que también exponen en toda su crudeza nuestra proverbial indolencia, sobre todo la que mas duele y molesta: la del gobierno y sus autoridades. Los vicios de construcción que pusieron en evidencia los copiosos aguaceros que acompañaron  a la tormenta tropical Beryl en el hospital Francisco Moscoso Puello, inaugurado por el presidente Danilo Medina hace apenas cuatro meses con una inversión  superior a los 600 millones de pesos, son el comentario obligado en medios de comunicación y redes sociales, que han recordado que en el acto inaugural el mandatario se mostró orgulloso de las condiciones y la modernidad del remodelado centro, hasta el punto de que se atrevió a decir que en el país no existe una clínica privada que pueda exhibir la calidad de su infraestructura. Por eso la pregunta que se hace la opinión pública es cuál será  su reacción, porque lo cierto es que los responsables de esa remodelación lo han hecho quedar muy mal, y lo mismo puede afirmarse  de quienes reconstruyeron la Maternidad San Lorenzo de los Mina, donde médicos, enfermeras y empleados  vivieron una experiencia  similar a la del   Moscoso Puello debido a las filtraciones  que inundaron de agua  importantes áreas. El papelazo ha sido tan grande y tan  publicitado que uno supone que eso no se va a quedar así y que habrá consecuencias, pues gastar cerca de mil millones de pesos para que en dos hospitales  del primer nivel escampe afuera y llueva adentro no es un lujo que pueda darse este pobre y jodido país digno de mejores políticos.