Qué Se Dice. Lo que nunca se ha hecho

Claudio Acosta

No obstante los malos augurios y pronósticos parece que no habrá mayores problemas ni dificultades en caso de que, como teme tanta gente descreída de los políticos y la politiquería, volvamos a celebrar elecciones sin el resguardo de una Ley de Partidos, a juzgar por la respuesta del presidente de la JCE, Julio César Castaños Guzmán, a la advertencia del presidente de la Comisión Especial que estudia el proyecto de ley aprobado por los senadores de que el organismo electoral debe estar preparado para organizar las elecciones “en cualquier escenario”. El mensaje del diputado Henrry Merán, quien además advirtió, como si viniera al caso, que los miembros de esa comisión no aceptarán presiones ni plazos para concluir su trabajo, no podía ser más claro, directo y contundente, lo que explica que la respuesta del doctor Castaños Guzmán alcanzara el mismo tono al ofrecer garantías de que con o sin Ley de Partidos habrá comicios transparentes y equitativos. “La JCE trabaja en el reglamento que corresponde a lo dispuesto en el párrafo IV del artículo 212 de la Constitución, que constituye un requerimiento que le hace la Carta Magna a la institución con la finalidad de evitar cualquier vacío de normativa reglamentaria en el tema del tiempo y los límites a los gastos de campaña”. Luego de sus declaraciones no tenemos otra alternativa que no sea tomarle la palabra al presidente de la JCE, y por supuesto esperar que en el 2020, “con o sin Ley de Partidos”, el organismo podrá hacer lo que nunca ha hecho: evitar que el partido que desde el Gobierno administra el Presupuesto Nacional utilice esa ventaja en su propio provecho y beneficio, en perjuicio de la equidad que garantiza que la competencia electoral sea verdaderamente democrática.