QUÉ SE DICE: Malapalabra

Sueño  con el día  en el que la reelección presidencial sea una odiosa malapalabra expurgada para siempre de nuestro vocabulario y nuestras conversaciones, y por supuesto también de la retórica envenenada de mentiras de nuestros  políticos, bien sea para justificarla y defenderla desde el cinismo y  la “tradición” o para abominar de sus funestas consecuencias  para la democracia dominicana y sus famélicas instituciones. Muy lejos está la posibilidad de ver cumplido ese caro sueño, como tristemente se comprueba en estos dias con tan solo abrir los periódicos, que no hablan de otra cosa no obstante estar prohibida de manera expresa por la Constitución, ese ultrajado pedazo de papel. Alienta, sin embargo, el creciente rechazo social  a que  se modifique nuevamente para  permitir  una segunda reelección del presidente Danilo Medina, posibilidad que el mandatario dejó “en suspenso” en una reciente entrevista, al que se acaban de sumar los empresarios agrupados en la Asociación  de Industrias de la República Dominicana (AIRD). A las contundentes declaraciones de Campos de Moya,  presidente de la AIRD,  se sumó al día siguiente la Asociación de Jóvenes Empresarios  (ANJE),  como para que no olvidemos tan pronto que el pasado mes de marzo la encuesta Gallup-Hoy nos dijo que el 66.9% de los ciudadanos consultados opina lo mismo. Esos niveles de rechazo deberían ser suficientes para considerar la reelección  un caso cerrado, una  odiosa malapalabra que por pudor y decencia política, pero sobre todo por respeto a la Constitución que la prohíbe, nadie debería atreverse a pronunciar en público. Es una lástima  que el presidente Medina y sus acólitos estén dispuestos a poner todo su empeño, además del dinero público, para  demostrarnos lo contrario.


COMENTARIOS