QUÉ SE DICE: Mas de lo mismo y con los mismos resultados

En el Gobierno saben, porque  es la quinta ocasión en los últimos  cuatro años que envían a los guardias a las calles  para ayudar a la Policía  a contener el  desbordamiento de la delincuencia, que un calmante, por fuerte  que sea, solo sirve para aliviar el dolor y hacer mas llevadera una enfermedad terminal, pero es evidente que es la única “medicina” conque cuenta y al menos sirve para tranquilizar al paciente.  Y aunque los ciudadanos también lo sabemos no tenemos mas remedio que aplaudir la decisión, pues necesitamos que los delincuentes se recojan, que es lo que siempre ocurre con esos operativos, para poder recuperar la ilusión, así sea de manera momentánea,  de que vivimos en un país tranquilo y seguro donde nuestras vidas y bienes no están bajo permanente amenaza. Diez mil policías y guardias han sido enviados esta vez a las calles, según  lo que informó ayer desde el Palacio Nacional Monchy Fadul, Ministro de Interior y Policía, quien declaró que desde el Gobierno se están tomando las medidas necesarias para que la ciudadanía se sienta  segura y tranquila. Y no tengo dudas de que así nos sentiremos  mientras estemos viendo a los guardias y los policías en las calles, malencarados y armados hasta los dientes, buscando en cada ciudadano un perfil sospechoso. Pero esa tranquilidad y esa seguridad, como la felicidad en casa de pobre,  durarán muy poco,  porque así nos lo ha enseñado la experiencia de haber pasado por siete operativos  similares en los últimos 14 años con los resultados que todos conocemos. Experiencia que de seguro también han sabido aprovechar los delincuentes, que en estos días en que las calles están demasiado calientes prefieren tomarse unas  vacaciones, pues al fin y al cabo esos operativos nunca duran lo suficiente como para que tengan que cambiar de oficio y sea vean obligados a ganarse la vida de manera  honrada.


COMENTARIOS