Qué se dice : ¿Otro Quirinazo?

Claudio Acosta

Los dirigentes y legisladores peledeístas a los que se les ha pedido su opinión, como por ejemplo el presidente de la Cámara de Diputados Rubén Maldonado y el senador Julio César Valentín, han descartado de plano la posibilidad de que se esté cocinando una campaña sucia contra el expresidente Leonel Fernández, como denunció  el periodista Rafael Núñez, pero   probablemente hubieran  respondido lo mismo  si les hubieran anticipado que el convicto por narcotráfico  Quirino Ernesto Castillo llegaría al país de manera sorpresiva trayendo en su equipaje  la campaña sucia con que la que  lo sacó de la carrera por la Presidencia  de la República. Debido a los  efectos  catastróficos  que tuvo para Fernández su  aparición  en el escenario  político algunos la llamaron “Quirinazo”, bellaquería que  entonces se atribuyó al entorno del presidente Danilo  Medina. El mismo entorno, hay que suponer, al que el exportavoz de la Presidencia   atribuye la paternidad de la trama contra el presidente del PLD con la que se trataría de “ablandar” su posición con relación a las primarias y la Ley de Partidos. Núñez dijo en su cuenta de twitter que los autores de esa campaña sucia están presionando y chantajeando a periodistas  de renombre para que, al igual que Quirino en aquella ocasión,  sirvan de instrumento a sus maquinaciones. Desde luego, tiene que sustentar su denuncia en algo más sólido que la “fuente bastante confiable” que le pasó el dato, sobre todo después de insinuar que serían sus ejecutores los periodistas Julio Martínez  Pozo y Dany Alcántara, a los que la Procuraduría admitió que investiga por su posible vinculación al escándalo Odebrecht y el reparto  de 92 millones de dólares en sobornos. Pero en el mientras tanto conviene no descartar su denuncia aunque parezca oportunista y descabellada, pues luego  del “Quirinazo”  que demostró que los danilistas, como dice Franklyn Almeyda, no tienen  límites en el poder, cualquier cosa puede ser  posible.