Qué se dice : Ramfis tiene razón

Estoy de acuerdo con el profesor José Izquierdo, exgobernador de Santiago, miembro del Comité Central y “lengua armada” de la tendencia  del expresidente Leonel Fernández en el PLD: el ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, se pasó de contento cuando llamó benefactor y filántropo al presidente Danilo Medina. Y como tantos opinantes y opinadores que se han expresado públicamente sobre el infortunado tropezón del funcionario, el profesor  Izquierdo tiene también una explicación para la “contentura”. “Para Gonzalo Castillo y otros funcionarios que les ha ido muy bien económicamente en el gobierno, el presidente Medina ha sido un benefactor”. Pero lo que realmente ha molestado del pronunciamiento  del ministro es que usara adjetivos que por estar asociados al tirano Rafael Leónidas Trujillo y su viciosa megalomanía se pensaba que habían quedado implícitamente prohibidos, por la simple y sencilla razón de que resultan odiosos y de mal gusto en los democráticos tiempos que vivimos. Pronto nos olvidaremos del episodio, y estoy seguro de que el más interesado en que pasemos la página, o al siguiente escándalo,  es el propio Gonzalo Castillo, que si bien se excedió con sus ditirambos solo honraba la heredada costumbre de la tiranía de bañar de elogios innecesarios al Presidente de la República en los actos públicos, sobre todo en las inauguraciones de obras, aunque solo se trate de un retrete en la frontera. Pero antes de que llegue el olvido o el próximo escándalo no puedo dejar de señalar, para que conste en acta, que duele admitir que Ramfis Domínguez Trujillo tenía razón cuando hace unos días nos estrujó en la cara, con mas cinismo que buena voluntad, la necesidad de destrujillizar el país.


COMENTARIOS