Qué Se Dice. Retranca

A1

Tal vez a la dirección de la ADP no le interese escuchar la opinión de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus) sobre la ordenanza 24-2017 que establece un proceso competitivo de concursos para la selección de los directores regionales y distritales, pero la opinión pública merece estar mejor edificada sobre la naturaleza y propósito de la decisión del Ministerio de Educación, lo que evidentemente hará más difícil de entender la oposición del gremio magisterial a que a esos puestos vayan a manos de los más capaces y competentes, de quienes hayan acumulado mayores méritos personales y profesionales, en lugar del amigo, el compañero de partido o el integrante de esta o aquella corriente magisterial, que es el “método” utilizado hasta ahora. Tal vez por eso Servio Tulio Castaños Guzmán, vicepresidente ejecutivo de Finjus, le advierte a quienes se oponen a esa forma de selección que se están erigiendo en un obstáculo a las necesarias reformas del sector educativo, pero también les dice que la ordenanza no viola la Ley de Educación y que se ajusta a los principios del Pacto Nacional por la Reforma Educativa que también suscribió, vale la pena recordarlo, la ADP. Castaños Guzmán se declara sorprendido de que se recurra a argumentos tan pobres para impugnar unos concursos de oposición que están a tono con los nuevos principios que orientan la función pública y las políticas educativas del país, como también debemos estar sorprendidos los que estamos viendo al gremio magisterial, que debería ser un entusiasta propulsor de esos nuevos principios, convertirse en una retranca que conspira contra el objetivo común de mejorar la calidad de la educación dominicana.


COMENTARIOS