Qué se dice: Rogelio tiene quien le escriba

Claudio Acosta

Definitivamente el padre  Rogelio  tiene quien le escriba y un chin más, pues el sacerdote Ramón Alejo Cruz, mejor conocido como  padre Moncho, no solo lo defendió de las críticas del obispo  de la arquidiócesis  de Baní, monseñor Víctor  Masalles, de quien dijo sentir pena por haber expresado públicamente, a propósito  de su expulsión de la orden de los salesianos, que en su diócesis quiere sacerdotes, no inquietos sociales. “Me da pena escuchar un obispo decir eso; me da pena. Es que un obispo, un sacerdote, un hombre o mujer de fe viviendo la realidad dominicana del momento puede no ser un inquieto social”. No es mi intención meterme en pleitos de curas, mucho menos tomar partido por una posición u otra, pero resulta difícil no estar de acuerdo con el padre Moncho, sobre todo cuando afirma que  si algo necesita la iglesia dominicana son sacerdotes con inquietudes sociales como el padre Rogelio. Obviamente, en eso no estará de acuerdo el obispo Masalles y hay que entender y aceptar sus razones, pues un cura que está en todas partes menos en misa debe ser muy difícil  de sobrellevar, pero también de someter  a la obediencia,  lo que  finalmente provocó su separación del rebaño. Pero como les dije  al principio  el padre Moncho no solo  se limitó a defender a  Rogelio y su estilo de servir a Dios y al pueblo sino que fue mucho  más allá, como cuando se atrevió a preguntarle a Masalles  qué actitud toma la Iglesia con los sacerdotes que usan el sacerdocio y su posición para servir a los que esclavizan y roban los dineros del pueblo. Palabras han habido, como dice el pueblo con el que sintonizan tan bien  curas como el padre Rogelio y el Padre Moncho, por lo que habrá que esperar la respuesta del obispo que no baraja pleitos ni tiene pelos en la lengua.


COMENTARIOS