Qué se dice : Waldo no era el problema

Claudio Acosta

La “pascua” de Waldo Ariel Suero al frente del CMD ya pasó, pero no puede decirse que lo hizo  sin pena ni gloria dadas las “exitosas” huelgas  con las que paralizó los hospitales públicos siete veces en los últimos tres meses,  una expresión  clara y contundente  del respaldo  de los médicos a su liderazgo y sus métodos de lucha. Pero ese liderazgo, y mas que nada  su estilo frontal y desafiante, lo convirtieron  en el enemigo público   número  uno de  las autoridades de salud, lo que obstaculizó  la fluidez del diálogo entre el gobierno y el gremio y derivó el conflicto  hacia una estéril guerrita  de egos que solo sirvió para agudizar la confrontación. Y la mejor y mas clara demostración de que para el Gobierno  el problema  era Waldo Ariel Suero fue la visita de la nueva directiva del CMD, encabezada por el doctor  Wilson Roa, al presidente Danilo Medina en el Palacio Nacional, que se produjo, y no fue una coincidencia, el mismo día que se reiniciaron  las conversaciones entre ambas partes, suspendidas, según el Gobierno, por una mala interpretación  de los acuerdos. Con razón se quejaba el comandante Waldo, como lo llamábamos cariñosamente desde aquí mientras duró  su tormentoso  paso por el CMD, de que el presidente Medina nunca quiso reunirse con él para buscarle una solución a la “mala interpretación”, aunque valoró como positivo el encuentro,  resultado  –enfatizó– de la lucha de los médicos  hasta el período de transición. En eso tampoco se equivoca y ojalá  así lo entiendan  las autoridades de salud,  que igualmente deben entender  que el problema nunca fue el expresidente del CMD y su “huelguitis aguda”, lo que tendrán la oportunidad de comprobar cuando vuelvan a tropezarse con la cerrada negativa de los médicos a ampliar su horario de trabajo en los hospitales,  como pretende el gobierno en su declarado propósito de mejorar  la calidad de la atención que reciben  los pobres que buscan salud en la red pública.