Quebrantos recurrentes en Salud Pública

Balaguer, Jorge Blanco, Leonel, Hipólito y Danilo suman casi medio siglo de gobiernos que han visto repetirse la historia de hacinamiento, falta de insumos, deficiencia de equipos y personal en los hospitales públicos. Se intentó corregir los permanentes entuertos con la Ley General de Salud (42-01) y la creación del Sistema Dominicano de Seguridad Social (87-01) que resultó ser un “toyo” que mezclaba los intereses de mansos (el pueblo) y cimarrones (los comerciantes de la medicina) y en el medio los servidores del sistema (médicos, enfermeras, técnicos y empleados).

He visto repetirse el mismo capítulo de la misma novela decenas de veces: Denuncias de los gremios de la salud por las condiciones hospitalarias y el bajo salario; asambleas y reuniones con autoridades para colocar parches en los huecos de los principales hospitales del país y en el espacio de varios meses las mismas crisis y los mismos parches; pero ahora hay un ingrediente distinto: El ministro de Salud Pública ha planteado que hasta que no se cobren los servicios en los hospitales, no habrá solución a la crisis. ¿Y los fondos que aporta el Seguro Nacional de Salud (SENASA) en muchos hospitales que cobran?

Un viceministro afirmó que “ya se están haciendo modificaciones en las estructuras hospitalarias” y se me parece mucho a lo que pasa con el 4% de educación, del que se están beneficiando más los ingenieros que los alumnos y sus profesores.

El 5% para Salud Pública luce precioso como un objetivo de la ciudadanía, pero ¡cuidado!… no vayan a coger ese dinero para réplicas del Ministerio en ferias o rellenar más los bolsillos de los funcionarios corruptos.


COMENTARIOS