¿Quién deberá pagar las elecciones?

-2 de 4-
Es necesario que, antes de que se impriman las boletas, se produzca la reagrupación de las fuerzas políticas, incluyendo los grupúsculos, pues esto significaría un ahorro considerable. Los pequeños grupos deben sincerase y reconocer que no tiene posibilidades de ganar ni siquiera un cargo de regidor. Y no es que pensemos en su marginación del proceso, pero somos de opinión que deben ser realistas y sumarse a los grandes partidos ahora, no a último momento, cuando ya la Junta Central Electoral haya hecho el gasto de impresión de boletas y otros documentos, pues esta podría canalizar estos recursos para destinarlos al proceso de organización tan necesario y prudente.
Creemos que debemos abocarnos a modificar la vigente boleta electoral, para que podamos elegir al presidente por sus méritos, independientemente de los demás cargos, como lo son de diputados, senadores síndicos y regidores. La boleta debe poder ser fraccionada y estos cargos pertenecer al partido, es decir, es necesario la despersonalización de la representación política tan perjudicial para el país, pues privan al ciudadano de elegir verdaderos valores políticos en las posiciones de las provincias y los municipios, hombres y mujeres de carne y huesos, a quien el pueblo conoce bien y confía en ellos; además, así se descartaría a los aspirantes mediocres generalmente sumisos a todos los niveles y el pueblo tendría la oportunidad de rebelarse contra quienes seleccionó en su día y no saben cumplir con su deber ciudadano y el compromiso con el partido.
Si estableciéramos un sistema moderno de elección, tendríamos menores gastos en las consultas electorales y se evitaría el reparto de cargos indiscriminados, aunque somos conocedores en que ese aspecto siempre hay que hacer algunos ajustes; pues siempre en un municipio como el de Santo Domingo y Santiago, no es muy sencilla una negociación.