Ratatouille, un clásico de la cocina francesa

La ratatouille se prepara con tomates, cebollas, calabacines, berenjenas, pimientos y hierbas provenzales

Al pensar en la palabra ratatouille, lo primero que llega a la mente es la divertida película de Pixar Animation Studios estrenada en 2007 y dirigida por Brad Bird.
Este filme de animación cuenta la historia de Remy, una simpática rata que sueña con convertirse en un gran chef francés a pesar de la oposición de su familia y del problema evidente que supone ser una rata en una profesión que detesta a los roedores.
Hoy, 10 años después de su debut, sigue estando en el gusto de grandes y chicos, y hay quienes aseguran que no se cansan de verlo.
Lo que muchos desconocen es que ratatouille es un famoso plato de la cocina francesa. Se trata de una receta vegetariana tradicional de la provenza francesa y originaria de la ciudad de Niza.
Origen. Su nombre completo es “ratatouille niçoise” y la etimología del nombre proviene de dos verbos franceses: “tatouiller” y “ratouiller”, ambos originarios del verbo “touiller” que significa “remover” o “agitar”, que es la operación que se realiza en la elaboración del plato.

Composición. Este revuelto de verduras puede ser encontrado en varios países del Mediterráneo y con distintos nombres, pero similares ingredientes y técnicas.
Su preparación consiste en guisar con aceite de oliva tomates, ajo, pimientos, cebollas, berenjenas y calabacín, previamente limpiados y cortados en pedazos.
Este proceso de guisado se puede hacer de dos maneras: con todas las verduras juntas o por separado. Los grandes cocineros defienden que la segunda, la preparación de las verduras por separado, es la mejor opción.
El toque final consiste en aromatizar el guiso con hierbas provenzales como el tomillo, laurel, albahaca, romero u orégano, entre otras.
La ratatouille es realmente nutritiva, por los beneficios que aportan todas sus verduras al organismo, además de ser un plato totalmente bajo en grasas.
Variantes y curiosidades. A través de los años, esta receta ha recibido varias modificaciones.
Hay quienes preparan ratatouille de queso, carne, papas, pescado…
Esta sabrosa preparación se puede consumir sola, aunque es muy frecuente servirla como guarnición de pescados o carnes o acompañándola de pan, arroz, cuscús o papas asadas.
Se puede servir fría o caliente, al gusto del comensal, e incluso a veces se emplea la ratatouille como relleno.
Como muchos platos de verduras en salsa, suele adquirir mejor sabor si se deja reposar algún tiempo o si se recalienta. Además, puedes guardarlo en la nevera durante varios días.
En cuanto a la película, muchos afirman que su estreno supuso un impulso para esta receta, que ganó mayor popularidad y adeptos.
Para Nochevieja. Como el menú de la cena del 31 suele ser más ligero, esta receta es una excelente alternativa.
Ya sea que tengas pensado preparar carne de chivo, pollo o cerdo, la ratatouille sería un rico y novedoso complemento.