Razones para no usar neumáticos usados

A1

La crisis económica se hace sentir con falta de liquidez, y para algunos hogares lograr posibles recortes de gastos en los neumáticos del vehículo podría ser una solución. Por ende los neumáticos usados o de segunda mano se han convertido en una práctica habitual para reducir gasto.
Pero eso de equipar el auto con neumáticos usados es sin duda una mala idea, y aunque tras muchos kilómetros recorridos sea el momento de cambiar los neumáticos, debido a deterioro o que los dibujos de los cauchos sean casi lisos, sustituirlo con otros viejos que no conozcamos el uso dado podría resultar que el refrán que reza “lo barato sale caro”; sea un lema fundamental para tomar en consideración a la hora de equipar el auto con neumáticos de segunda mano.

Los neumáticos se deterioran con el paso del tiempo; su efectividad no depende solo de su estado exterior y del nivel de presión. También hay otros factores relevantes como el deterioro del caucho. Este pierde sus propiedades de flexibilidad produciéndose lo que se conoce como cristalización. Los neumáticos de segunda mano tienen una procedencia desconocida y, por tanto, es complicado saber su estado de conservación. Pueden haber sufrido golpes con bordillos que hayan afectado a su estructura interna generando defectos ocultos.

En caso de necesidad un neumático usado no garantiza que cumpla al 100% con sus funciones, para eso se necesita realizar pruebas de frenado de emergencia o contar con el máximo agarre en curvas.

La forma en la que se desgasta un neumático difiere en cada vehículo, por lo que montar neumáticos usados puede afectar la estructura de estos, aumentando la inestabilidad y reduciendo el confort de marcha.

Como sea la decisión final la tomamos nosotros, ya que no es ilegal montar neumáticos usados, pero también es conveniente saber que puede ser un peligro, así que esperamos que estos consejos te sirvan para tomar una buena decisión.


COMENTARIOS