RD debe crear políticas públicas prevengan situaciones desastres

21_04_2017 HOY_VIERNES_210417_ El País11 A

Implementar políticas públicas basadas en la prevención y que sean proactivas, es la recomendación que hace la organización Oxfam al Estado dominicano para prevenir las situaciones de vulnerabilidad a la que quedan expuesta la población de las zonas Sur y Norte del país, donde perdieron sus cosechas, ingresos y hogares por las sequías e inundaciones en los últimos dos años.
Al presentar el informe “Después de la seca… con el agua al cuello”, el encargado de acción humanitaria de Oxfam, Carlos Arena explicó que la variabilidad del cambio climático que sufrió el país con la sequía del 2015, y luego las inundaciones del 2016 impactó a 46,500 personas de las referidas zonas, provocando que esa población esté por debajo del umbral de supervivencia.

“Es decir que el impacto de estas dos amenazas hizo que esas personas pasaran hambre y que no pudieran cubrir las 2,100 calorías que la Organización Mundial de la Salud sugiere que deben tener cualquier persona”.

Vender bienes. Destacó que más de 56 mil personas se vieron obligadas a vender o empeñar sus bienes, mientras que otros abandonaron el campo y emigraron a las ciudades, principalmente a la capital.

Sequía. De acuerdo con el informe los impactos del fenómeno El Niño produjo una de las sequías más fuertes de los últimos 20 años, afectando a 1.6 millones de personas y provocando pérdidas de hasta 90% de las cosechas en algunas regiones.

El estudio precisa que en el municipio de Restauración, las pérdidas para las familias más pobres ascendieron al 43%; mientras que las pobres perdieron el 88% de sus cosechas, y las familias de renta media cerca del 75% de su producción.
En cuanto a las pérdidas por tipo de cultivo, la cosecha de habichuela, guandul y auyama se perdió casi al 100%.
En el caso del maíz y el maní, las pérdidas llegaron casi a 50%.
Arena dijo que la caída de la producción y de la contratación tuvo como resultado una reducción de casi la mitad de los ingresos de las familias muy pobres y pobres (45% y 55%), mientras las familias de renta media perdieron 77% de sus ingresos.
Inundaciones. El informe reseña que el fenómeno La Niña en el 2016, provocó graves inundaciones afectando a 500 mil personas con pérdidas en el sector agropecuario por más de cinco mil millones de pesos.
Por las inundaciones de noviembre se perdieron casi el 100% de la cosecha de habichuela y guandul y el 80% de maní. Esto tuvo como consecuencia una reducción aún más importante del ingreso de todos los grupos socioeconómicos.

Zona Sur. Arena detalló que en esta zona se produjo una drástica reducción del suministro de agua, entre 50% y 70%. La presa de Sabana Yegua en los momentos más críticos operó con apenas cuatro metros cúbicos.
“Esto repercutió en el descenso de la producción agropecuaria en tres rubros principales, la producción de caña de azúcar, del plátano y la producción para autoconsumo”, sostuvo.

Manifestó que las pérdidas en la producción se estiman en 91% para los hogares de renta media, mientras que las familias pobres perdieron el 78% de sus cultivos.

Explicó que la caída del ingreso agrícola en los hogares pobres alcanzó el 86%, mientras, los de renta media vieron desaparecer más de la mitad de sus ingresos; la pérdida más fuerte fue en el ingreso agrícola con un descenso del 97%.
Los hogares muy pobres, en cambio, perdieron el 40% de sus ingresos.


COMENTARIOS