RD no está en capacidad de absorber inmigración haitiana

Osvaldo Montalvo calcula que en el país viven cerca de 1.5 millones de haitianos, la gran mayoría ile gale s.

La República Dominicana no está en capacidad de absorber la inmigración haitiana, sostuvo el economista y catedrático universitario Osvaldo Montalvo, quien plantea que la economía del país no genera la cantidad de empleos suficientes para asimilar una inmigración tan desbordante como la de los haitianos.
Consideró que la República Dominicana está obligada a aplicar una política migratoria que frene la inmigración ilegal y que permita la deportación.
“La República Dominicana, por sus características, no está en capacidad de absorber esa masa tan inmensa de ilegales haitianos, porque la economía dominicana no crea las plazas de trabajo para eso”, manifestó Montalvo.
Explicó que, en cambio, “el excedente que no puede absorber la economía se convierte en indigencia”, pero que las autoridades dominicanas tienen “grandes presiones internacionales” que le impiden ejecutar procesos de deportación, como lo tienen establecido todos los países del mundo en contra de los inmigrantes ilegales.
Sostiene que esos organismos internacionales tan pronto el país encamina procesos de deportación como están establecidos en el entramado legal argumentan que se están violentando los derechos humanos, como si el hecho de deportar indocumentados fuera un acto ilegal o de quiebra de los derechos humanos.
Dijo que los planes de los organismos internacionales son de invalidar la sentencia del Tribunal Constitucional, la 168-13. Esa sentencia establece que dejarán de tener la nacionalidad dominicana los nacidos en el país cuyos padres no sean residentes legales. Tras esta sentencia se dispuso por decreto un Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, mediante el cual fueron regularizados 250,241 extranjeros de 288,467 inscritos.
Señaló que como los organismos internacionales no pudieron imponer el jus solis en la legislación dominicana, ahora tratan de invalidar la sentencia 168-13 y lograr una amnistía, con el objetivo de crear las condiciones para que los nacionales regularizados, sobre todo los haitianos, puedan lograr otros espacios en la sociedad dominicana.
“Esa regularización inmediatamente crea las posibilidad para que esa persona se nacionalice”, dijo.
Consideró que en un tiempo el Estado no podrá iniciar acción alguna para deportar ilegales haitianos y, muy por el contrario, los haitianos nacionalizados querrán escalar posiciones sociales, políticas y administrativas y “eso es peligroso”.
El Plan Nacional de Regularización de Extranjeros fue un régimen especial creado por las autoridades del país para dotar de documentos de identidad y permisos de permanencia a nacionales extranjeros que residían de forma irregular en el país.
Explicó que cada Estado tiene la responsabilidad de establecer sus controles migratorios, y puso como ejemplo a Estados Unidos, donde para entrar hay que contar con algún tipo de visa emitida por las autoridades de esa nación.