RD: preparada ante retos

El país se encuentra en una fase expansiva del ciclo económico, de acuerdo con el Banco Central

La República Dominicana se encuentra entre las economías mejor preparadas para afrontar un escabroso escenario internacional que afectaría a los países emergentes, según un documento publicado en Página Abierta de la web del Banco Central.
El documento afirma que esto ha sido posible porque durante años se hizo una tarea gradual, pero sostenida, para fortalecer sus fundamentos macroeconómicos.
El país se encuentra en una fase expansiva del ciclo económico, como resultado de las medidas de expansión monetaria y fiscal implementadas durante el segundo semestre de 2017, que han dado como resultado que la economía dominicana creciera 6.9% interanual en enero-septiembre de este año, el mayor crecimiento entre los países de Latinoamérica.
Gracias a una mezcla de políticas, que incluye la adopción de metas de inflación por parte del Banco Central en el año 2012, y la implementación de una consolidación fiscal por el Gobierno a partir de 2013, el país logró resolver un problema serio de déficits gemelos, es decir, de elevados déficits de cuenta corriente y fiscal que limitaban los espacios de política para acomodar choques externos, explica el documento, elaborado por los técnicos Julio Andújar Scheker y Joel González Pantaleón.
Señala que en el caso de las cuentas externas, medidas monetarias adoptadas bajo la nueva estrategia de política del Banco Central contribuyeron a reducir los diferenciales de inflación con Estados Unidos, creando las condiciones para un tipo de cambio real más competitivo.
La depreciación real, junto a menores precios del petróleo, fue uno de los factores que permitió reducir el déficit de cuenta corriente de 7.5% del PIB al iniciar la presente década a -0.2% del PIB en 2017, agrega.
En cuanto a las finanzas públicas, el documento explica que el Gobierno inició un proceso de consolidación fiscal con el objetivo de reducir el déficit del Sector Público No Financiero (SPNF) que había alcanzado 6.9% del PIB al cierre de 2012.
En ese sentido, adoptó una serie de medidas de racionalización del gasto que, combinadas con la aprobación de una reforma tributaria en el año 2013, permitieron, en un entorno de recuperación económica, reducir el déficit a un valor en torno a 3.0% del PIB en 2017, un esfuerzo de las finanzas públicas de casi cuatro puntos porcentuales del PIB.
El déficit del SPNF se ubicó en 0.8% del PIB al cierre de septiembre, previéndose un superávit primario importante para el cierre del año.
Para completar el panorama de la coyuntura actual, el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos se ha mantenido muy por debajo de su promedio histórico, a pesar de enfrentar mayores precios del petróleo en los mercados internacionales.
Lo cierto es que las cuentas externas dominicanas se han beneficiado de un buen desempeño de las actividades generadoras de divisas, particularmente las remesas, el turismo, la inversión extranjera y las exportaciones. Se estima que en 2018 el déficit de cuenta corriente cerraría ligeramente por encima de 1.0% del PIB.