RD tiene baja carga tributaria e impuestos regresivos

Dibujo

República Dominicana es el segundo país de la región con la carga tributaria más baja, de 14.1%, superando solo a Guatemala, que tiene un 12.6%, pero muy lejos de la media de los 18 países de América Latina que es de 21.7% y aun más distante del promedio de los países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) que asciende a 34.4 %.

De acuerdo al informe Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2016, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en general esto es un problema regional, ya que en comparación con los países desarrollados, el promedio de la carga tributaria de América Latina sigue siendo la mitad de la registrada en el promedio de 15 países de la Comunidad Europea y se sitúa 15 puntos del PIB por debajo del promedio de los países de la OCDE.

República Dominicana está entre los 11 países de la región que exhiben un nivel de presión tributaria menor al de otros países de PIB per cápita similar. Chile, México, Panamá, la República Dominicana y Venezuela muestran la mayor brecha con respecto al promedio mundial. La CEPAL señala que estas estadísticas incluyen los impuestos directos e indirectos y las contribuciones a la seguridad social, públicas en algunos casos y privadas en otros.

Algunas excepciones son la Argentina, Bolivia, Brasil, Nicaragua y el Uruguay, donde el nivel de presión tributaria es más elevado comparado con países que tienen un nivel de desarrollo similar. Costa Rica, Haití y Honduras se encontrarían en una situación de carga tributaria promedio.

Baja progresividad de los impuestos. De acuerdo al informe, en América Latina es la elevada proporción de impuestos generales sobre bienes y servicios en el total de los ingresos tributarios de la región. La recaudación por concepto de IVA (impuestos al valor agregado) siguió aumentando.
Sin embargo, cuando estos aumentan afecta más a las personas de menos ingresos.

Según estadísticas de la OCDE, en República Dominicana del 14.1 por ciento de carga tributaria, el 9% proviene de impuestos a bienes y servicios; 4.5% de impuestos a ingresos y utilidades; 0.1% de contribuciones a la seguridad social y 0.6% de Impuestos a la propiedad. Es decir que la carga recae sobre los impuestos indirectos y no los directos, siendo un sistema regresivo.

La Cepal destaca que los sistemas tributarios en general en América Latina tienen un sesgo regresivo, ya que los impuestos directos no generan suficientes ingresos fiscales para causar un impacto importante en la redistribución.

“Si bien la carga del impuesto en las empresas en América Latina se compara favorablemente con la registrada en los países de la OCDE, respecto del impuesto sobre la renta de las personas físicas, los países de América Latina recaudan menos de una quinta parte del promedio de los países de la OCDE como porcentaje del PIB”, explica.

En la región, el impuesto sobre la renta de las personas físicas logra, en promedio, una reducción de la desigualdad de un 2.1%, medida por el coeficiente de Gini, mientras que en 27 países de la Unión Europea la reducción es del 11.6%

Se mantiene una alta evasión fiscal. En las economías de la región, la evasión tributaria constituye uno de los principales puntos débiles de los sistemas tributarios, afirma la CEPAL. Sobre la base de los escasos estudios recientes disponibles estiman que el incumplimiento asciende a un monto equivalente a 2.4 puntos del PIB en el caso del IVA y 4.3 puntos del PIB en el caso del impuesto sobre la renta, lo que suma un total de US$340,000 millones en 2015. Dichos estudios sitúan en cerca del 70% la evasión del impuesto sobre la renta de las empresas en algunos países. En promedio, los países de América Latina pierden más del 50 por ciento de sus ingresos por concepto de impuesto sobre la renta de las personas físicas.


COMENTARIOS