Reclaman voluntad política para enfrentar la informalidad

13_06_2016 HOY_LUNES_130616_ Economía1 E

Directivos de la Organización Nacional de Empresas Comerciales (ONEC) reclamaron voluntad política para enfrentar la informalidad en la economía, que, aseguran, está haciendo insostenibles a los negocios formales.

Para el presidente de esa entidad, Antonio Ramos; el vicepresidente, José Luis Madagan; el pasado presidente, Ernesto Martínez, y la directora ejecutiva, Ana Ysabel Acosta, el tema de la informalidad es el principal reto a nivel económico que tiene el Gobierno en el país, y requiere que sea puesto en la agenda a la mayor brevedad posible.

Al participar como invitados en el Encuentro Económico de HOY, los directivos de la ONEC expresaron que en el sector comercio el mayor problema que los afecta es el alto nivel de informalidad, aunque puntualizaron que otras actividades económicas también son golpeadas por esa problemática.

Dijeron que cualquiera que sea la cifra real, es decir un 27% como apunta la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) o un 40% como afirmó el ministro administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, es un porcentaje alto, que lamentablemente continúa en crecimiento.

Recordaron que en varias ocasiones han puesto como ejemplo lo que pasa con la venta de ropa usada o de pacas, actividad que a pesar de estar prohibida por ley sigue creciendo a niveles alarmantes en todo el país.
Asimismo, dijeron que hay otras modalidades como venta de ropa y otros artículos por Internet o basares.

Entiende que enfrentar la informalidad es un reto que requiere de voluntad política, por lo que es necesario que se maneje sin pensar que tiene un costo político.

Lamentan que no exista un régimen de consecuencias, ni un sistema de fiscalización de la informalidad, lo que trae como resultado que en vez de castigar los negocios informales se le otorguen beneficios que los incentivan a seguir operando como lo hacen, mientras empujan a los formales a ser informales o salir de la competencia.
Enfatizaron que mientras los negocios formales son constantemente fiscalizados, los informales no lo son.

Plantearon que mientras no exista una actitud política firme para resolver ese tema la situación de déficit fiscal y evasión de impuestos no se va reducir en República Dominicana.

Se cuestionan cómo se habla sobre un Pacto Fiscal, cuando lo correcto sería empezar porque los que pagan impuestos sigan haciéndolo, quienes no que lo hagan y los que tienen que recaudar que ejerzan sus funciones.

Se quejan de que los negocios que están cumpliendo con sus obligaciones tributarias están saliendo de competencia.

Advierten, además, que la informalidad incentiva el raterismo, ya que muchos negocios informales se surten de mercancías robadas.
Citaron el ejemplo de cientos de pequeños negocios de repuestos de vehículos que venden piezas usadas sin que se les exija una factura para saber dónde las compraron.


COMENTARIOS