Reconoce labor altruista de dos profesionales

A2

El pasado jueves el Club Rotario Santo Domingo Mirador se vistió de gala al otorgarles su más alta distinción a dos personas sobresalientes de la sociedad dominicana haciéndolos socios honorarios.
Se trata de Silverio López, médico mocano, quien ha dedicado la mayor parte de su vida al servicio de los más necesitados en su pueblo; y de Francisco Arencibia, destacado por su entrega y filantropía, toda su vida dedicado a servir a través de la Pastoral de la Juventud Arzobispado de Santo Domingo.
Durante el acto, la presidenta del club, Ysabel Reyes, y el gobernador del distrito, Pedro Vargas, resaltaron las cualidades de estas personas de bien social, ya que en ellos se cumple el lema “Dar de sí antes de pensar en sí”.

Reyes indicó que este accionar propio de los rotarios ha hecho a López merecedor de un gran número de reconocimientos, entre ellos su exaltación al salón de la fama de la provincia Espaillat, por su filantropía.
Mientras que Arencibia, “don Paco” como es conocido, ha ayudado a un sinnúmero de compueblanos cubanos a los que ha alojado en su propia casa hasta que se integran a la actividad laboral, “es un rotario de corazón desde que nació”.

Durante la actividad también se juramentaron dos damas como socias de dicho Club, la periodista María Acevedo y la doctora Queeny Fondeur, así como dos jóvenes del Club Rotaract, Cesarina Rosario y Johan Pimentel.